Con balas de goma, agua y gases lacrimógenos, la Policía bonaerense de María Eugenia Vidal reprimió a los trabajadores del Astillero Río Santiago, quienes protestaban frente a la Casa de Gobierno contra el eventual cierre de la empresa. El feroz operativo se desató al mediodía en Plaza San Martín y tuvo cinco detenidos, que fueron derivados a la Comisaría Primera, donde fueron golpeados. Así afirmaron abogados de derechos humanos presentes en esa dependencia y también dirigentes políticos en redes sociales.

Los ‘astilleros’ se habían concentrado hacía media hora frente a Gobernación, previo al acto de cierre de la movilización que había partido de Ensenada a las ocho de la mañana. Esperaban ser atendidos por funcionarios de la gestión, tal como les había confirmado un vocero, cuando comenzaron los chorros de agua provenientes de la puerta del edificio.

Los efectivos avanzaron con dos formaciones: una desde la puerta de Gobernación en dirección a avenida 7, y otra desde calle 53 en dirección a 50. Barrieron la plaza a fuerza de balas de goma y gases contra los manifestantes. La represión atascó el tránsito en las esquinas de 7 y 51 y 7 y 50, y provocó caos y pánico. Los gases lacrimógenos despedidos desde la plaza caían en la veredas. Los colectivos quedaron atrapados y mujeres con niños o bebés en brazos descendieron y corrieron entre los gases mientras los negocios bajaban las persianas.

Francisco Banegas (secretario general de ATE Ensenada):Son hechos de provocación. Sabemos que este gobierno tiene un plan para cerrar el Astillero”.

En la puerta de la Galería San Martín un grupo de diputados bonaerenses y concejales platenses, entre ellos Susana González, Guillermo Escudero y Victoria Tolosa Paz, se pararon para presenciar la represión. Ante la violenta avanzada policial, tuvieron que refugiarse dentro de la galería para no recibir disparos o respirar el gas. Las presidentas de bloque del FpV en la Legislatura Teresa García y Florencia Saintout también se hicieron presentes entres los manifestantes para tratar de frenar la persecución.

Los cordones policiales continuaron la marcha por 7 hasta 49, donde se detuvieron definitivamente aunque no cesaron de disparar y gasear. A metros de allí, en el Rectorado de la UNLP, organismos de derechos humanos despedían a Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo. Cientos de personas salieron del Rectorado luego de escuchar los disparos.

Los empleados del ARS habían partido en una masiva movilización desde Ensenada hacia La Plata a las ocho de la mañana para reclamar por la apertura de la paritaria y la reactivación en las construcciones de buques que el gobierno mantiene paralizadas. Buscaban denunciar la política de desindustrialización de Cambiemos, que los tiene como víctimas.

A la tensión preexistente entre el gobierno y los trabajadores, en los últimos días se le sumó el recorte de dos bonificaciones salariales, lo cual terminó de decidir a los trabajadores a salir a la calle. Ayer, para colmo, antes de la represión el gobierno suspendió la reunión por la paritaria técnica que había pactado con ATE Ensenada.

“Son hechos de provocación. Sabemos que este gobierno tiene un plan para cerrar el Astillero pero va a encontrar a los trabajadores resistiendo”, dijo a Contexto Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada. “Es lamentable lo del gobierno. Evidentemente es una decisión política que tomaron contra el Astillero, por eso nos pusieron en la calle para reprimirnos, porque si a vos te sacan parte de tu salario no podés quedarte con los brazos cruzados”, añadió.

Tras la represión, referentes gremiales de ATE Buenos Aires y de la CTA de los Trabajadores Región Capital (La Plata, Ensenada, Berisso, Magdalena y Punta Indio) afirmaron que harán este miércoles un paro de veinticuatro horas en “repudio a la represión” del gobierno de Vidal. Esto incluye a docentes de Suteba y Udocba. La decisión fue comunicada en una conferencia de prensa hecha por la tarde en 7 y 49 donde hablaron, además de Banegas, el secretario general de ATE y la CTA Autónoma Buenos Aires, Oscar de Isasi, y el intendente de Ensenada, Mario Secco.

“Confirmamos nuestra convicción de que el ajuste y la miseria a la que el gobierno condena a nuestro pueblo solo puede cerrar con represión”, señalaron desde la CTA de los Trabajaores. “Este es un mensaje que pretende ser aleccionador hacia el resto de la sociedad que está peleando por sus condiciones de vida y de trabajo”, remarcó a su turno De Isasi.

Por su parte, el intendente de Ensenada Mario Secco dijo que “la única respuesta que tiene Vidal para los trabajadores es balas y gases. Repudiamos enérgicamente la brutal represión de la Policía hacia los trabajadores del Astillero Río Santiago. Basta de castigar a los laburantes, dejen de denigran la industria nacional, paren la mano”.

“Responsabilizamos a Ritondo y a Vidal. Estábamos despidiendo junto a los organismos de derechos humanos a Chicha Mariani y reprimieron hasta la puerta del Rectorado. Es una barbaridad lo que han hecho y desde la Cámara de Diputados repudiamos y planteamos la interpelación a María Eugenia Vidal porque es su responsabilidad”, sostuvo Saintout, quién también habló para TV Universidad:

Tanto Macri como Vidal han dado claras señas en pos de privatizar la empresa. El gobierno nacional importó lanchas israelíes y buques franceses, mientras que la Administración de Vidal no habilita los créditos para que avancen las obras y avanzó con una denuncia penal contra ATE Ensenada por “administración fraudulenta”.

La situación de los detenidos

Los cinco detenidos fueron trasladados tras la represión a la Comisaría Primera por “resistencia a la autoridad”, “daño calificado” e “intimación”. Los demorados sería liberados durante la noche.

Adrián Rodríguez, uno de los abogados presentes en la comisaría en defensa de los trabajadores, dijo que allí “recibieron golpes y había manchas de sangre en las paredes producto de la feroz golpiza que recibieron por parte de personal policial una vez privados de su libertad”.

Mario Secco (intendente de Ensenada): “la única respuesta que tiene Vidal para los trabajadores es balas y gases. Repudiamos enérgicamente la brutal represión de la Policía”.

El fiscal Marcelo Martini dispuso el traslado de los cinco detenidos a la Fiscalía (Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 a su cargo), para que la Asesoría Pericial de la Suprema Corte de Justicia realizara una nueva pericia a fin de constatar las lesiones padecidas por los trabajadores. “Estamos hablando de la comisión de un delito de ‘apremios ilegales’. Es un delito muy grave en democracia”, dijo Rodríguez.

La diputada Susana González, también en el lugar, denunció a los uniformados. “Dentro de esta comisaría el 90% del personal está vestido de civil, eso es una irregularidad completa. En medio de una manifestación no podés identificar quien es policía y quien no”.