La comunidad educativa de Moreno y de la provincia en general repudia, por estos momentos, la actitud del Director General de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, quién habría querido visitar de incógita la Escuela 49 de ese distrito en la cual fallecieron la vicedirectora y un portero a raíz de una explosión gas. El funcionario fue reconocido e increpado.

El ministro llegó vestido todo negro con un polera, con un atuendo con el que pretendía pasar desaparecibido. Fue identificado cuando estaba con sus colaboradores en el templo evangélico que está enfrente del colegio, donde fuenciona de emergencia el comedor escolar.

Lo que más enojo generó entre docentes, madres y padres fue que Sánchez Zinny primero se sacó fotos sin dar a entender quién era realmente. La ahora llamada “gira secreta” la había comenzado temprano en General Rodríguez y en otro establecimiento educativo de esa comuna.

“Decime, ¿qué le digo a mi nieto, que estudia en esa escuela, que no quiere volver “a clases porque no está Sandra?”, lo increpó una abuela, según publicó Prensaobrera.com. Fue abordado cuando se dirigía recorrer las obras en el predio donde perdieron la vida Sandra Calamano y Rubén Rodríguez.

Mientras tanto, desde la Legislatura, Unidad Ciudadana sigue reclamando que María Eugenia Vidal le pida la renuncia al titular de la cartera educativa. Ni Sánchez Zinny ni Vidal se expresaron tras la tragedia, sólo lo hicieron en sus redes sociales y con medios ‘amigos’ dos días después.

“Sánchez Zinny es un fantasma que no da explicaciones en la Legislatura ni ante el pueblo de Moreno. Debería haber renunciado y luego presentarse en la escuela 49, pasaron más de 10 días y todavía no se lo vio en Moreno”, se quejó el diputado Juan Debandi en declaraciones al portal Laletrachica.com.ar.