Más de 50 mil personas se movilizaron hasta la sede del Tribunal Supremo Electoral (TSE), en Brasilia, para acompañar a los líderes del Partido de los Trabajadores (PT) que registraron oficialmente la candidatura Luiz Inacio “Lula” Da Silva para las elecciones presidenciales de octubre.

Trabajadores, estudiantes, dirigentes y militantes de diversos espacios llenaron las calles de la capital brasileña y registraron la fórmula presidencial del PT: Lula Da Silva – Fernando Haddad.

El exmandatario y líder del PT sigue al frente de todas las encuestas. Algunas de las mediciones indican que podría llegar a ganar en primera vuelta. El gobierno de facto de Michel Temer, el multimedia Rede Globo y los sectores del Poder Judicial que responden al poder económico concentrado y a los intereses de Washington en la región, han decidido quemar sus naves para impedir que Lula pueda volver a conducir los destinos del gigante suramericano.

En la cuenta oficial de Twitter del expresidente Lula recientemente se publicó: “¿Sabés lo que les preocupa a mis oponentes? Que siendo un candidato voy a ganar las elecciones y saben que puedo ganar las elecciones en la primera ronda, lo saben”.

Luego de la inscripción de la candidatura, el presidente del bloque de Diputados del PT, Paulo Pimenta, tuiteó: “Dijeron que el PT estaba muerto. Que Lula era un cadáver político. Que la izquierda había sido enterrada. Pero estamos aquí y esta imagen desmiente estas y todas las otras mentiras”, luego agregó: “podemos decir con todas las letras: #LulaEsCandidato”.

La exmandataria, Dilma Rousseff, también comentó en la misma red social: “Es hora de que el país reanude su destino y garantice mejores días para nuestro pueblo. Es Lula la esperanza de mejores días. Por eso hemos acudido hoy al TSE para apoyar el registro de su candidatura a la Presidencia de la República. #LulaLibre #LulaEsElCandidato #LulaPresidente”.

Por su parte, el compañero de fórmula de Lula, Fernando Haddad, aseguró: “Están tratando de impedir que uno de los mejores estadistas vivos del mundo se postule para Presidente de la República. Mientras nuestra gente está siendo vendida en el tazón de las almas”.

Lula cuenta con un apoyo popular que ronda el 35% de intención de voto. La candidatura ya quedó registrada. Inmediatamente se interpusieron algunos planteos de sectores opositores, que pidieron que el TSE rechace su postulación. El lunes se sabrá qué resuelve el Tribunal sobre estas primeras objeciones. Seguro habrá más. Hasta mediados de septiembre habrá una tensión entre los sectores del poder y el pueblo que estará en calle. Todavía quedan muchas batallas para saber si finalmente los brasileños podrán elegir libremente y si Lula podrá ser candidato.