Ya están en marcha las obras de remodelación y puesta en valor del tercer módulo habitacional del Albergue Universitario de la Universidad local. Una vez completados los trabajos, el complejo estudiantil sumará 66 nuevas plazas y, de este modo, en los próximos meses podrá llegar a alojar hasta doscientos estudiantes, alcanzando así su plena ocupación.

El Albergue ofrece alojamiento, trasporte y alimento a 128 estudiantes que provienen de distintas provincias de nuestro país y que estudian en las diecisiete Facultades de la UNLP. Con la recuperación del tercer y último módulo habitacional, quedará funcionando al 100%, tal cual lo previsto en el proyecto original.

“Según lo previsto, las nuevas plazas estarán disponibles para el inicio del ciclo 2019. No obstante, aclararon que la idea será incorporar a los nuevos huéspedes en forma paulatina y por etapas, para no alterar de modo tan brusco el ritmo de vida y la convivencia de los chicos que hoy están alojados en el predio”, informaron desde el Rectorado.

El presidente de la Universidad, Fernando Tauber, se refirió al crecimiento del Albergue y aseguró que “desde que lo inauguramos en el año 2011 hacemos un enorme esfuerzo para hacer crecer este espacio y poder ofrecer así a más jóvenes una oportunidad para acceder a la educación superior. Llegar a la plena ocupación es un sueño que abrigamos desde hace casi diez años, y hoy nos encaminamos con firmeza a hacerlo realidad”.

Tauber agregó: “Queremos que esta sea la casa de los chicos que llegan a estudiar desde el interior, que la sientan como propia. A cambio les pedimos a nuestros estudiantes nada más y nada menos que se reciban, que encaren sus carreras con entusiasmo, con energía; y que nos pidan ayuda cuando lo necesiten, porque nosotros estamos para acompañarlos desde hoy hasta el día de su egreso, porque esa es nuestra meta, que ellos salgan de esta universidad como profesionales”.

Desde la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios de la UNLP detallaron que la planta baja del edificio estará destinada a espacios de uso común, que incluirán un salón de usos múltiples y una cocina. “De esta manera, se busca mejorar los espacios existentes y, sobre todo, dar mayor independencia a los jóvenes albergados”, explicaron. También se destinará un ala de la planta baja como depósito, tanto de mobiliario como de mercadería, y a su vez tendrá vestuarios para los trabajadores del Albergue.

Los siguientes tres pisos de este módulo mantienen una estructura similar a la de sus dos “hermanos”, y estarán destinados íntegramente a habitaciones. Serán en total 66 habitaciones individuales con sus respectivos baños, y tres salas de estudio de uso común –una por piso–.

Las obras de remodelación y puesta en valor del tercer bloque habitacional de 1.850 metros cuadrados requerirán una inversión cercana a los 5 millones de pesos. Se pintará todo el edificio –interior y exterior–, se instalarán bombas y termotanques, y nuevas cloacas para el área de cocina y baños. Además, en planta baja se derribaron paredes con el objetivo de lograr espacios más amplios y cómodos.

Además, se restaurarán los baños de todo el edificio y se cambiarán los artefactos que no se encuentran en condiciones. Se renovará asimismo todo el equipamiento eléctrico, incluyendo equipos de iluminación y tomacorrientes, y se instalará un sistema de calefacción central. Para garantizar las condiciones de seguridad del edificio, se dispondrán todos los complementos de emergencia, como herrajes, luces de emergencia, señalética y matafuegos.

Cabe destacar que el mobiliario para equipar el edificio y las habitaciones será construido casi en su totalidad por alumnos de la Escuela Universitaria de Oficios. En los talleres del Centro Regional de Extensión de la UNLP se realizarán bibliotecas, escritorios, mesas ratonas y de luz, placares, cajoneras y el mobiliario completo de la cocina.

El predio

Ubicado en 61 y 127 de la vecina localidad de Berisso, el predio cuenta con una superficie total de más de 7.500 m² y una superficie cubierta de casi 6.000 m² . Tiene en total tres módulos habitacionales, de los cuales dos están hoy en pleno funcionamiento.

Situado en la esquina urbana del predio y sumado a los módulos habitacionales, existe un edificio de dos plantas que hace las veces de “cabecera” del complejo. Allí está el área administrativa y el comedor de unos 200 m² cubiertos.

El quinto edificio de jerarquía que completa el conjunto y que se encuentra a la salida del edificio “cabecera” en dirección al patio es el correspondiente al Salón de Usos Múltiples, de unos 170 m² cubierto; espacio donde se realizan los talleres propuestos desde el Equipo Tutorial, y funciona como lugar de esparcimiento, sala de estudio y reuniones de amigos y familiares de los estudiantes. A continuación, se encuentra la Sala de Recreación, que incluye una mesa de pool, un metegol, living y TV. Además, el predio cuenta con un lavadero, sala de computación, dos canchas de paddle, una cancha de fútbol 5 y una de básquet.

Además del desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena, las chicas y los chicos que residen en el Albergue cuentan con el acompañamiento institucional necesario para la contención en la vida universitaria, recibiendo un abordaje profesional sobre las eventuales dificultades que surgen en la cotidianeidad, tanto en lo académico como en la convivencia.

Este predio, que se hallaba en estado de abandono, fue adquirido en 2008 a la empresa Campus Habitacional Universitario S.A. La UNLP asumió el pago de las deudas preexistentes con el fisco de la provincia de Buenos Aires, el Banco Provincia, la AFIP y la Municipalidad de Berisso, las que fueron deducidas del valor de venta.

Desde 2008 en adelante, la Universidad se abocó a realizar intensas gestiones a los fines de ser eximida del pago de la deuda asumida, destacándose la sanción de la Ley 14.021/09 de la Legislatura provincial por la cual la provincia desistía de los gravámenes que pesaban sobre el inmueble. Además, el Estado provincial contribuyó al pago de la deuda con el fondo fiduciario de recuperación crediticia, a través de bonos provinciales.

La UNLP adquirió finalmente el inmueble mediante una inversión de pago efectivo de casi 2 millones de pesos. Actualmente está valuado en 20 millones de pesos.