Mientras todavía son alrededor de quinientas las escuelas que mantienen las clases suspendidas por el grave deterioro de sus instalaciones, docentes de distintos puntos de la provincia marcharon ayer al mediodía a la Dirección General de Escuelas y a la Gobernación para exigir al gobierno de Vidal mejoras en la infraestructura de las escuelas y aumento en los salarios y en los cupos de los comedores.

Los docentes pidieron justicia por las muertes de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez, quienes murieron diez días atrás por una explosión por fuga de gas en la Escuela Nº 49 de Moreno. En los carteles y en los cánticos pidieron que la gobernadora se haga responsable de lo ocurrido, tome cartas en el asunto y desplace al director de Escuelas, Gabriel Sánchez Zinny.

La multitudinaria columna partió desde Plaza Moreno hacia la Dirección General de Escuelas por la Av. 13. Fue encabezada por los docentes de la escuela de Moreno, que llevaban una bandera extendida a lo ancho que decía “Sandra y Rubén presentes”. Más atrás, las banderas del Frente de Unidad Docente bonaerense y de ATE. “Fue tragedia, no fue casual, fue el ajuste del gobierno de Vidal”, gritaron.

La columna de más de tres cuadras de docentes y auxiliares se detuvo a metros del ingreso a la DGE, donde los secretarios generales gremiales llevaron a cabo un acto sobre un escenario. Antes, ingresaron un pedido por llamado a paritaria y mejoras en infraestructura y comedores escolares. Fue a través de las rejas porque las puertas de la cartera que dirige Sánchez Zinny estaban cerradas con candado.

Baradel: “Tienen que dar la cara y dar explicaciones por lo que pasó, porque esos compañeros tenían que estar acá con nosotros”.

El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, cargó duro contra la gobernadora y su postura de llamarse a silencio, para luego trasladar responsabilidades a través de una carta pública. “Que les hablen de utilización política a los hijos y familia de Rubén y de Sandra. Tienen que dar la cara y dar explicaciones por lo que pasó, porque esos compañeros tenían que estar acá con nosotros”, dijo el gremialista. “Utilización política es trasladar la responsabilidad a otros y no hacerse cargo de gobernar la provincia como lo tendrían que hacer”, añadió.

Baradel confirmó que los gremios que integran el Frente de Unidad Docente bonaerense harán efectivo un paro de 72 horas y denunciarán al gobierno ante la OIT en caso de que no dé respuesta a los reclamos en los próximos días.

En este sentido, mañana vence la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo de Marcelo Villegas para generar un impasse en el conflicto. Sin embargo, en ese lapso el gobierno no ha dado muestras de solucionarlo.

el FUDB hará efectivo un paro de 72 horas y denunciará al gobierno ante la OIT si no da respuesta a los reclamos.

“Vamos a seguir hasta que haya justicia por Sandra y Rubén y hasta que haya seguridad para los millones de pibes, docentes, auxiliares y administrativos en las escuelas públicas”, dijo a su turno Oscar de Isasi, secretario general de ATE. “Repudiamos el manejo siniestro que las autoridades provinciales hicieron de la muerte de nuestros compañeros a través de sus medios para engañar a la sociedad con lo que está pasando”, agregó.

Por su parte Miguel Díaz, de Udocba, cuestionó que “Vidal siga sosteniendo a Sánchez Zinny como si nada. Es una vergüenza para la provincia de Buenos Aires. Señora gobernadora, dos compañeros murieron, ¿cuándo va a hacer algo en nombre de la Administración? Deje de esconderse como lo hace siempre”.

Los docentes también enviaron su muestra de apoyo al docente Fernando Tosetti de la Escuela Especial Nº 516 de Melchor Romero, quien sufrió una descarga eléctrica el lunes por las deficientes condiciones de las instalaciones eléctricas del establecimiento.