Minutos antes de las 20 de ayer se leyó el veredicto que destituyó de su cargo al juez Luis Federico Arias del fuero Contencioso Administrativo de La Plata, en el jury iniciado en su contra el pasado 2017 por supuesto “abuso de autoridad”, en veintiún cargos que incluían sus intervenciones en los tarifazos, amparos al gremio docente durante conflictos y las investigaciones sobre el número de víctimas por la inundación de 2013.

Demorada por casi ocho horas del inicio pautado a las 12 del mediodía, la sesión duró menos de media hora y la decisión –votada por mayoría de nueve votos contra dos– fue repudiada por la comunidad que acompañó hasta el final al magistrado, quien volvió a remarcar que “se trató de un juicio con intereses políticos y no judiciales”.

“Ya preveíamos que mi cabeza tenía un precio. Ya sabíamos de antemano que esto no es un juicio jurídico sino un juicio político. Yo estoy muy tranquilo desde el punto de vista ético, desde el punto de vista jurídico también. No he cometido ni una irregularidad. Aquí han quedado expuestas irregularidades de todos los fiscales, de la policía, jueces penales. Pero seguiremos adelante”, dijo a Contexto Arias, tras culminar la sesión que no demoró más de media hora en ejecutarse. Ante el volumen de 492 fojas que poseía el fallo, se leyó sólo el veredicto final.

Luis Arias: “Ya preveíamos que mi cabeza tenía un precio. Ya sabíamos de antemano que esto no es un juicio jurídico sino un juicio político. Yo estoy muy tranquilo desde el punto de vista ético y jurídico”.

El fallo que destituyó a Arias se definió por una mayoría compuesta –entre abogados y legisladores– por Walter Caruso, Jorge D’Onofrio, Julio Pettigiani, Osvaldo Pisani, José Alberto Apaz, Fabián Ramón González, Ambrosio Luis Bottarini, Roberto Costa y Alejandro Molea. Los votos en contra de la destitución corrieron por cuenta de Santiago Révora de Unidad Ciudadana y Pablo Garate del Frente Renovador.

El repudio no se hizo esperar para el fallo que fue interpretado como un ataque direccionado de manera directa al contenido de las sentencias dictadas por Arias en su trayectoria, que manifestaron un fuerte posicionamiento crítico hacia los entramados político-empresariales dentro del oficialismo. Así lo manifestó el conjunto de figuras que se presentaron a acompañar y apoyar al magistrado ayer en la sede anexa del Senado provincial. Entre ellos se ubicaron abogados vinculados con organismos de derechos humanos, como Adrián Rodríguez y Guadalupe Godoy, Miguel Forte, del sindicato de Camioneros, Patricio Villegas, de SUTEBA La Plata, o el referente político Carlos Raimundi.

“La destitución del juez Luis Federico Arias basada en el contenido de sus fallos representa otro paso en la degradación institucional. Jamás un juez puede ser echado por lo que opina; en la Argentina actual, sí”, manifestó el abogado y referente de Justicia Legítima, Julián Axat, minutos después de dictada la sentencia.

Julián Axat: “La destitución del juez Luis Federico Arias basada en el contenido de sus fallos representa otro paso en la degradación institucional”.

Por su parte, en diálogo con Contexto, Carlos Raimundi sostuvo: “El atropello a Luis Arias forma parte de la violación sistemática que sufrimos del Estado de derecho. Estamos sufriendo una desestructuración del sistema institucional en Argentina y en toda América Latina que va a llevar a una crisis social enorme”.

En esta línea, entre los presentes durante la jornada se destacó la ausencia del principal impulsar del jury, Julio Conte Grand, procurador general de la Suprema Corte de la provincia. En tanto, el juez Arias permaneció durante toda la jornada acompañado por sus representantes legales, Analía Elíades y Marcelo Ponce Núnez, quien intervino para aclarar que se presentarían recursos extraordinarios para apelar el fallo, por considerarlo “inconstitucional”.

Asimismo, Arias expresó: “Todavía queda mucho por delante, primero agotaremos las vías en nuestro país, en las cortes nacionales y de la provincia, y luego iremos a alguna instancia internacional, si es que la Comisión Provincial por la Memoria no lo hace antes mediante algún medio”.