La crítica situación edilicia de las escuelas públicas de La Plata se extiende y provoca que las autoridades escolares, padres y madres se vean obligados a suspender las clases por seguridad de los trabajadores y alumnos.

A diez días de las muertes de la vicedirectora Sandra Calamano y del auxiliar Rubén Rodríguez de la Escuela Nº 49 de Moreno, ayer el miedo volvió a recorrer por las comunidades educativas. Un docente de la Escuela Especial Nº 516 de Melchor Romero, cuyas paredes son de chapa con instalaciones eléctricas deterioradas, se electrocutó por una descarga eléctrica al tocar un armario. Fue trasladado al Hospital de Romero y luego al Hospital Italiano, donde se encontraba fuera de peligro.

Desde Suteba La Plata se hicieron presentes en la escuela. En un comunicado denunciaron la “desidia” del gobierno de Vidal y explicaron que “la descarga se originó por un enchufe que estaba en muy malas condiciones de instalación, que al caerse cargó de electricidad la pared donde se encontraba apoyado el armario que guardaba las herramientas”. Y agregaron que “las paredes de la escuela donde se lleva a cabo toda la actividad pedagógica son de chapa y a simple vista se evidencia que no hay ningún tipo de resguardo ante una peligrosidad tal”.

El gremio remarcó que la escuela se encontraba en el listado del Fondo Educativo 2016 con más de 7 millones de pesos presupuestados para refacciones generales. “Este presupuesto nunca se ejecutó y hoy se ven las consecuencias, que casi le cuesta la vida a un compañero”, denunciaron.

Tras conocerse lo ocurrido en la escuela de Melchor Romero, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, tuiteó: “No hay autoridad del Consejo Escolar que reaccione. Tampoco autoridades provinciales. Les pido a Sánchez Zinny y la gobernadora Vidal que se ocupen de resolver esta crisis que hay en las escuelas bonaerenses”.

El hecho del docente de Melchor Romero profundizó la alarma que se viene acumulando en las escuelas de toda la provincia en los últimos días, que desde las muertes en Moreno se mantienen en alerta y han vuelto públicos sus problemas de infraestructura.

En La Plata, ayer se repitieron los reclamos de padres y madres para que los gobiernos provincial y municipal garanticen las condiciones edilicias. Uno de los casos que más ruido generó por la movilidad de los padres fue el de la comunidad educativa de las escuelas Primaria Nº 8, Secundaria Nº 62 y Jardín Nº 918, que funcionan en el mismo edificio de diagonal 74 y 56.

Por la mañana y al mediodía, padres y madres de alumnos de los turnos mañana y tarde se reunieron con las autoridades y realizaron una volanteada en la puerta de la escuela para visibilizar lo que ocurre y pedir respuestas políticas a Vidal y a Garro. La incertidumbre y el temor domina el ánimo de los padres: los baños de la secundaria, en el primer piso, tienen pérdidas de agua que se filtran en los techos de la primaria y destruye los cielorrasos. A su vez, en el jardín hay pérdidas de gas en uno de los pasillos.

“Hoy estaba previsto el reinicio de las clases. El domingo fueron inspectores del Consejo Escolar para ver los trabajos que se habían hecho, y hoy (por ayer) había que darle el visto bueno. Hoy a la mañana se abrieron las puertas pero todavía no estaba inspeccionado como corresponde. Entonces los padres nos autoconvocamos y decidimos no mandar a los nenes a la escuela”, dijo a Contexto Eliana, madre de una alumna de segundo año.

En Los Hornos, las familias de la Escuela Primaria Nº 50 también se movilizaron ayer. Cortaron la calle porque, además de haber problemas eléctricos por humedad en las paredes, los inspectores ordenaron cortar el gas por pérdidas y los chicos están sin calefacción. “No tenemos ningún acta donde se certifique que la escuela está en condiciones. Como padres, tomamos la decisión de no mandarlos por su seguridad porque tenemos miedo de que les pase algo. Y no se acercó ninguna autoridad del gobierno para escucharnos”, afirmó una de las madres presentes.

En la Escuela Media Nº 31 (ex Comercial San Martín) tampoco hubo clases y no habrán hasta que la Dirección Provincial de Infraestructura (DPI) no atienda los desperfectos. En concreto, en una inspección anterior se comprobó que hay siete pantallas de calefacción con pérdidas de gas que quedaron clausuradas. Sólo ocho aulas tienen estufas con tiro balanceado.

“El jueves vinieron inspectores de la Municipalidad porque desde el Consejo Escolar dijeron que no dan abasto”, dijo a este diario Romina Barabini, delegada de Suteba en la escuela. “Cuando llueve se mojan las instalaciones eléctricas por pérdidas y en el tercer piso directamente no hay luz por este problema. Además, en los baños hay una obra prometida con la licitación hecha y los matafuegos están vencidos desde 2008”.

Desde esta escuela elaboraron un acta que llevarán mañana al Consejo Escolar y a la DPI con el conjunto de pedidos necesarios para dar clases normalmente.

Son treinta las escuelas sin clases en la ciudad

Los consejeros escolares de Unidad Ciudadana de La Plata elaboraron un informe donde detallaron que en La Plata hay aún treinta escuelas sin clases. Allí cuestionan la “desprolijidad política interna de Cambiemos” en la gestión del Consejo que preside la macrista Maricruz Lafit.

Sostienen que desde el 11 de diciembre se llevan registrados 4 mil pedidos de escuelas sin resolución por mejoras en tareas menores, y que hubo 2 mil atendidos. Los reclamos por refacciones o construcciones más estructurales están a cargo de la provincia a través de la DPI y del municipio.

También señalan una “subejecución”: se utilizaron 15 millones de pesos de los 19 millones ingresados en la cuenta del fondo compensador. “Esta situación está atada al retraso en los pagos de los proveedores, que en su mayoría son monotributistas con escasa capacidad financiera. Cualquier sobresalto en la previsibilidad y corte en la cadena de pagos genera imposibilidad de continuar prestando servicios. Y estos sobresaltos se llevan a cabo por la desprolijidad política interna de Cambiemos en la gestión”, concluyeron los consejeros del principal espacio opositor.

En la provincia hay ochocientas escuelas sin clases

Suteba también hizo un informe, pero de alcance provincial, sobre la condición edilicia y “el gravísimo estado” de las instalaciones de luz, gas y agua de 2.000 escuelas, donde advierte que son ochocientos los establecimientos que están con clases suspendidas “producto de las políticas brutales de ajuste que implementa el gobierno provincial en todo lo que administra”.

“Estos problemas ponen en serio riesgo la salud de los alumnos y trabajadores de la educación, por eso es necesario que el gobierno provincial escuche nuestros reclamos de una vez por todas y trabaje para garantizar condiciones dignas de enseñanza y aprendizaje”, afirmaron desde el gremio.

En el informe remarcan que en el 75,6% de las escuelas no se controlan sistemáticamente las instalaciones de gas y en un 67,1% los artefactos no se encuentran en buen estado de conservación y funcionamiento.

Con respecto a las instalaciones de agua y luz, en un 75,1% no se realizan análisis físico-químicos del agua, mientras que en un 79,2% no se realizan comprobaciones preventivas de las instalaciones en forma periódica por autoridades competentes. Además, indican que en un 72,2% las instalaciones eléctricas no se encuentran en perfecto estado de conservación y funcionamiento y en un 57,5% no se realiza la reparación y/o sustitución de artefactos eléctricos defectuosos

Por último, en las condiciones edilicias los datos tampoco son favorables. En un 72% las paredes no se encuentran en perfecto estado de conservación, como tampoco los techos, que no se encuentran en buen estado en un 76,3%.

Unidad Ciudadana denuncia la situación

Los bloques de senadores y diputados de Unidad Ciudadana en la provincia que presiden Teresa García y Florencia Saintout, respectivamente, convocaron a una conferencia de prensa para hoy a las 16 hs en el auditorio del Anexo de la Cámara de Diputados “para denunciar la situación crítica de la educación en #La Plata”. También estarán presentes los consejeros escolares platenses de esta fuerza política.