Sturzenegger se fue pero lo denunciarán por su rol dudoso en la devaluación

El martes, mientras la divisa subía unos centavos por encima de los 26 pesos, el BCRA vendió 600 millones para frenarlo. El jueves lo dejó flotar y terminó en 28,44 pesos. Ahora Caputo va al Banco Central y Dujovne tendrá a cargo el Ministerio de Economía tras la fusión de Hacienda con Finanzas.

193

Minutos después de la histórica sesión de diputados donde el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo recibió media sanción, la economía volvió a ser noticia: en pocas horas y con poca demanda, el dólar saltó más del 6% con respecto al cierre del día anterior y terminó la jornada en 28,44 pesos (más de 1,70 pesos en una sola rueda), devaluación que provocó la salida de Federico Sturzenegger del Banco Central y el ingreso de Luis Caputo, que estaba en el Ministerio de Finanzas. 

Desde el jueves pasado, día en que Dujovne y Sturzenegger anunciaron el monto del préstamo que recibirá Argentina del Fondo Monetario Internacional, la devaluación fue casi 10% y desde el comienzo del año la divisa norteamericana registra un alza del 50,2%. Rápidamente, el diputado nacional del FpV-PJ Rodolfo Tailhade anunció que el lunes realizará una denuncia penal contra el funcionario saliente y el JP Morgan por la corrida bancaria. Para el legislador, algunos sectores se beneficiaron de manera irregular.

“Participó del saqueo menemista en los ’90. Junto a Cavallo, arruinaron el país en 2001. Debería estar preso e inhabilitado para la función pública. Sin embargo hoy maneja nuevamente la economía argentina y nos lleva al mismo infierno”, publicó Tailhade en sus redes sociales.

La autoridad monetaria, a diferencia del martes y miércoles que quemó más de 700 millones de dólares, no intervino con reservas para frenar la disparada del billete. Además, muchos analistas se preguntaron cómo pudo haber subido tanto la cotización en un día que se operaron niveles mucho más bajos que durante la corrida de hace algunas semanas. Según los medios especializados, el monto negociado fue de poco más de 300 millones, uno de los menores registros del año.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos difundió el Índice de Precios al Consumidor (IPC), cuyos números ya despertaron polémica: a pesar de la corrida cambiaria y la disparada del dólar sobre el final de abril y comienzos del mes pasado, la inflación fue menor a los meses anteriores con la excepción de enero, que registró un incremento de 1,8%.

Según el organismo que conduce Jorge Todesca, la inflación de mayo fue del 2,1%, por debajo del 2,4 de abril, el 2,3 de marzo y 2,4 de febrero, a pesar de que los mayores efectos deberían haberse sentido en los precios.

Fuera del informe elaborado por el Indec, el Banco Central publicó días atrás su comunicado de política monetaria en el que destacó que continuará con su dura política contractiva y anunció que en junio se acelerará la inflación.

El acumulado desde enero ya araña los doce puntos porcentuales y, si se mantuvieran las metas de inflación que habían anunciado en diciembre del año pasado, en uno o dos meses más se sobrepasarían. En este punto cabe destacar que, tras el acuerdo con el FMI, Sturzenegger dijo que la entidad que conduce continuará implementando las metas de inflación, pero el nuevo régimen comienza el año que viene, por lo cual se abandonó completamente la meta del 15% anunciada con anterioridad.

Anualizado, el índice de precios registra un 26,3% de incremento. Además, durante mayo volvió a subir fuerte la “inflación núcleo”, indicador que según el gobierno ayuda a tener una mejor perspectiva sobre los aumentos porque no pondera las variaciones en los precios regulados, como las tarifas o los bienes estacionales. En ese sentido, el IPC núcleo se movió en mayo un 2,7% (por encima del nivel general) y en lo que va del año acumula un 11,4%, similar a los 11,9 puntos que acumula el nivel general.