Trabajadores despedidos del diario Hoy lanzaron Pulso Noticias

923

No fue un verano más. Lejos de las atractivas playas, los acampes y encuentros se dieron en la rambla de 32. Los entonces trabajadores del diario Hoy lidiaron meses con la incógnita y la injusticia, dos marcas registradas de la empresa de noticias. Alrededor de un centenar de personas quedaron en la calle y, en cierto modo, algunos hicieron con ella un camino: juntar fuerzas y crear un diario propio. No siempre es hoy cuando se piensa en mañana. Unos meses después, y tras intensivas reuniones de coordinación, lanzaron el diario digital Pulso, nada menos que el día del periodista. Información política, local, cultural y deportiva con la promesa de una perspectiva propia. 

“Somos un grupo de veintitrés periodistas, correctores, comunicadores, fotógrafos, y locutores que pudimos transformar la crisis en una oportunidad, en una cooperativa”,  introduce Matías Kraber, periodista y músico. “Creo que también siendo bastante lectores de la situación actual en donde el periodismo está bastante vapuleado por un contexto neoliberal que todo el día está echando periodistas. Largar un medio cooperativo en esta coyuntura nos pareció imprescindible para poder sumarnos a ese arco popular de medios que tiene que existir para dar otra mirada sobre la realidad.”

Lucas Mazzuca, periodista también, sostiene que el proyecto se concretó “sobre todo por la unión y la confianza”. “Y entendimos que la mejor salida es tratar de hacer algo que no sea con jefes o depender de una empresa que a las 8 de la mañana cambia de dueño o lo que sea y te echa.” “Creo que la organización fue a la fuerza de los acontecimientos”, extiende Kraber. “Juntarnos todos los días, debatir qué íbamos a hacer con la empresa, cuáles eran las cartas que debíamos elegir para seguir con el reclamos. Pero paulatinamente nos dimos cuenta de que había que proponer una salida a todo esto. Y había que darle una vuelta de tuerca, proponer un dispositivo, un sitio, un producto, que en este caso creo que nos sirve para tener esperanzas de poder vivir del periodismo, poder satisfacer nuestras necesidades de aportar un periodismo independiente.”

Recién lanzado, generó buena recepción entre colegas y gente del ámbito periodístico, pero por supuesto busca instalarse como una alternativa en el mapa de medios locales. “Estamos organizando secciones”, cuenta Kraber. “Además, hay un consejo editorial permanente, comisiones de publicidad y el sector audiovisual.”

Más allá de que la dinámica y el ritmo de actualización responden a los cánones de un diario digital, Mazzuca aclara: “No nos desespera la primicia ni la competencia”. Y afirma que “el enfoque editorial es un poco de todo, enfocando sobre todo en la parte social”. Kraber desarrolla: “Los veintitrés que estamos en Pulso sabíamos que había que hacerse cargo de un medio de producción y de sentir que el periodismo no necesariamente quede en el marco de las corporaciones. El contexto está llamando de manera urgente a proponer nuevas voces, miradas alternativas. Y nos alistamos a esa identidad de medios alternativos y populares, contra una coyuntura neoliberal. Hay diferentes matices dentro del progresismo. Creo que Pulso nuclea voces entre la izquierda y el peronismo. También es un desafío poder soldar entre nosotros un escenario en miniatura de lo que debería ocurrir a nivel nacional para buscar una oposición fuerte. Y también darle lugar a una escritura más narrativa en algunos casos”.