Provincia: se filtró un audio donde Nicholson ordena “tirar para arriba” un presupuesto para obras

Circuló un audio donde el director provincial de Infraestructura, Mateo Nicholson, criticado por la falta de obras de su gestión y por persecución gremial, le ordena a un/a subordinado/a “inventar los presupuestos” para una serie de obras y “tirar para arriba” los precios totales, que suben de 53 a 79 millones de pesos.

4234

La Dirección Provincial de Infraestructura Escolar (DPI) sigue sumando cuestionamientos por los manejos de su gestión. A la persecución de las autoridades contra trabajadores que reclamaban por mejoras salariales y las críticas de gremios y docentes por la falta de obras, se le añadió en las últimas horas la filtración de un audio donde el director Mateo Nicholson le ordena a un subalterno que “tire para arriba” los precios de obras de construcción de cocinas.

El audio se filtró ayer y allí el ex CEO de Consulterra S.A. le dice a un/a subordinado/a que tendrá “una reunión con María Eugenia” y que por lo tanto necesita “cerrar el tema de las cocinas”. “Yo sé que no lo tenemos listo, pero necesito inventar los presupuestos que nos faltan”, lanza Nicholson.

Y luego sigue: “Si las cocinas son nuevas, calculá el monto por metro, sin que dé número redondo. Si después en el presupuesto se modifica, no importa. Pasame las 79 cocinas con los montos, que dé alrededor de 80 millones, que fue lo que yo pasé, porque vos me habías dado que las primeras diecisiete el promedio daba 700.000 pesos y yo lo tiré para arriba y dije que nos iban a costar en promedio un millón, con lo cual 79 cocinas son 79 millones”.

En limpio, el funcionario dice haber acordado que cada cocina cueste 700.000 pesos pero luego por lo bajo le ordena a su compañero/a de trabajo que esa cifra ascienda a un millón, con lo cual las 79 cocinas requeridas en lugar de costar 53.300.000, costarían 79 millones. Son 27 millones que Nicholson “tira para arriba”.

No es la primera vez que la DPI, que depende de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE), tiene estos manejos de sobreprecios exorbitantes. Según consta en el cartel de obra, para hacer simples refacciones en dos sanitarios de la sede de la DGCyE, destina casi dos millones de pesos. Lo mismo ocurre para la contratación para refacción de baños de la Escuela Primaria Nº 64, donde pagó más de 3 millones de pesos.

Asimismo, Nicholson ha permitido la adjudicación de obras de infraestructura escolar para firmas de empresarios ligados íntimamente a Cambiemos. En concreto, según una reciente investigación del portal Primereando las Noticias, la constructora SES, que controla en un 50% la familia del ministro y amigo de Macri, Nicolás Caputo, se adjudicó en lo que va de este año más de doce obras repartidas en los distritos bonaerenses de Morón, Merlo, La Matanza e Ituzaingó. Tras realizar durante años anteriores obras en Capital Federal, se ampliaron los negociados de la SES que le han permitido hacerse con 13 millones de pesos luego de los contratos que le adjudicó Provincia.

En la localidad de Luján, el bloque de concejales del Frente Renovador solicitó en el Concejo Deliberante que el Ejecutivo realice un informe donde detalle los antecedentes de la firma Mejoramiento Hospitalario S.A., que lleva adelante obras y refacciones en seis establecimientos educativos. Allí indican que esa empresa, cuyo titular es Nicolás Caputo, ha sido denunciada por derrumbes y abandonos en obras de escuelas. En la presentación afirman que “las obras que viene realizando la empresa Mejoramiento Hospitalario S.A. se financian con los recursos del Fondo Educativo”, y por lo tanto advierten que “la adjudicación de tantas obras en favor de un empresario estrechamente vinculado al Jefe de Estado atenta contra los más elementales principios de la ética pública, lo cual amerita que las autoridades con competencia en la materia brinden toda la información disponible sobre el tema que nos ocupa”.

El caso de los trabajadores de la DPI

Los trabajadores de la DPI, muchos de los cuales fueron reinsertados ahí tras ser despedidos a fines del año pasado de la Unidad Ejecutora Provincial, hicieron ayer un ruidazo contra las políticas de persecución que despliega la gestión de Mateo Nicholson.

Este funcionario inició sumarios administrativos contra tres referentes sindicales de ATE de la DPI, quienes denunciaron que los aprietes responden a la actividad gremial contra la precarización laboral, el pase a planta permanente y el rechazo a los controles biométricos con molinetes hasta tanto se garantice la seguridad del edificio. El conflicto se recrudeció cuando días atrás agentes policiales, por orden de un asesor de Nicholson, impidieron el ingreso al trabajo a uno de los gremialistas.

Como medida “aleccionadora”, los funcionarios de la DPI trasladará a uno de los gremialistas a otra dependencia de la la DGCyE, lo cual no hizo otra cosa que acrecentar el malestar entre los trabajadores.

Los reclamos de la comunidad educativa

Justamente, las escuelas, padres, madres, docentes, autoridades y gremios han sido quienes más han cuestionado la gestión de Nicholson por la escasez de obras en las escuelas de la provincia de Buenos Aires, uno de los principales reclamos del Frente de Unidad Docente (FUD).

Baños en ruinas, aulas superpobladas por la falta de ampliaciones, paredes húmedas e inundaciones por las lluvias son una recurrente en las escuelas de la provincia.

Ayer, las comunidades educativas de las escuelas Primaria Nº 23 y Secundaria Nº 81 que funcionan en el mismo edificio en Villa Elvira, al igual que una sede del FinES, se movilizaron a la DPI, donde denunciaron “la nula inversión en las escuelas” y reclamaron que el organismo reconstruya las aulas que sufrieron un incendio en octubre del año pasado, pues hasta el momento las obras no han sido siquiera licitadas. En medio de esta situación, los alumnos y alumnas van a clase en aulas de escuelas prestadas, como las del Sagrado Corazón.

“A ocho meses del incendio, no hubo una política concreta de obras en las escuelas”, dijo a Contexto Patricio Villegas, secretario general de Suteba La Plata. “El año pasado, la DPI en La Plata no hizo ninguna obra.”

En la DPI estuvo presente el titular de Suteba, Roberto Baradel, quien cuestionó la “inacción” del gobierno, junto a sindicalistas de Suteba, Suteba La Plata, ATE y otros gremios. Las comunidades educativas exigieron la presencia del director Mateo Nicholson, pero fueron atendidas por funcionarios de segunda línea, quienes se comprometieron a dirigirse el lunes a la mañana a la escuela y avanzar en el inicio de la licitación.