El CELS reclama que no ingresen más pacientes al hospital psiquiátrico de Romero

Por “sobrepoblación, hacinamiento y vulneración de derechos”. En la última semana un paciente intentó escapar y murió electrocutado, mientras que otro falleció ahogado en las inmediaciones del predio de Melchor Romero.

696

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentó un amparo ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 3 de La Plata, a cargo de Francisco Terrier, para que la Justicia frene el ingreso de pacientes al Hospital Alejandro Korn de Melchor Romero debido a “un cuadro de extrema gravedad y vulneración a los derechos humanos de usuarios y usuarias”.

En un recorrido por los servicios de Agudos Hombres y Agudos Mujeres y el de Atención en Crisis (SAC) del Alejandro Korn, el CELS, junto con el Movimiento de Desmanicomialización de Romero (MDR), pudo constatar la situación de inhabitabilidad que sufren los pacientes psiquiátricos de este lugar.Encontramos condiciones edilicias deplorables, falta de higiene y, en particular, elementos de sujeción en las camas. Los edificios que alojan el SAC y los servicios de Agudos tienen que entrar en obras de reformas edilicias porque no tienen condiciones de habitabilidad, con partes del cielorraso caídas, roturas en las ventanas, filtraciones con riesgo eléctrico”, describieron.

Desde el gobierno de María Eugenia Vidal, en tanto, hay silencio, mientras que el ministro de Salud, el psiquiatra Andrés Scarsi, tampoco parece preocuparse al respecto. Desde el CELS también exigieron a la Justicia que esta cartera garantice los derechos de las personas alojadas en dichos servicios.

La Asociación Sindical de Profesionales de Salud de la provincia de Buenos Aires (CICOP) seccional Romero coincidió con el CELS y reconoció “sobrepoblación, hacinamiento y vulneración de derechos”. Según detallan desde este sindicato, “las personas duermen muchas veces con colchones en el piso y en condiciones de vulnerabilidad absoluta”.

Para los médicos, las razones son muchas: las obras inconclusas del nuevo SAC, iniciado en 2014, las condiciones de inhabitabilidad del llamado pabellón de agudos, la falta de dispositivos alternativos u hospitales generales con internación en salud mental, la escasez de recursos, entre otros.

“todo el pabellón de agudos se llueve, los desagües están tapados y eso provoca inundaciones. El lugar es inhóspito”

En diálogo con Contexto, desde este sindicato detallaron que con las tormentas de estos días, la situación se complejizó: “Todo el pabellón de agudos se llueve, los desagües están tapados y eso provoca inundaciones. El lugar es inhóspito”.

En este marco, desde CICOP advierten que “la falta de políticas públicas, específicamente en salud, es responsabilidad de los funcionarios. Las autoridades hospitalarias y ministeriales deben garantizar el cumplimiento efectivo del derecho a una atención sanitaria digna para toda la población, siendo responsables de su incumplimiento”.

La Organización de Naciones Unidas también puso el ojo en el nosocomio de Romero. En abril, el Relator Especial sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Nils Melzer, visitó el hospital y aseguró que “las secciones de Agudos, tanto para mujeres como para hombres, no pueden ser reparadas, son totalmente inadecuadas para albergar a seres humanos y deben cerrarse y reemplazarse de inmediato por instituciones adecuadamente equipadas y con el personal que corresponde, donde los pacientes con discapacidades psicosociales puedan vivir y ser tratados con dignidad y de conformidad con sus necesidades específicas”.

Hace sólo unos días, un paciente escapó por uno de los agujeros del techo. Posteriormente saltó fuera del edificio por una ventana rota y salió corriendo fuera del hospital, encontrándose a una cuadra con un cable de alta tensión con el que se chocó y murió electrocutado. Ayer, en tanto, personal del hospital encontró muerto en aguas servidas al fondo del predio a un paciente que estaba desaparecido desde el sábado.

Banfi: “Las condiciones del lugar son horribles. Si bien se han acomodado varias salas, no es la totalidad del hospital. Al faltar recursos humanos, elementos y condiciones edilicias, están en una situación de vulneración”.

“Las condiciones del lugar son horribles. Si bien se han acomodado varias salas, no es la totalidad del hospital. Al faltar recursos humanos, elementos y condiciones edilicias, están en una situación de vulneración. También hay una precarización del trabajo (de los profesionales a cargo) en estas condiciones”, explicó a Contexto Juan Pablo Banfi, referente del MDR.

En la presentación judicial, el CELS argumentó que, por “razones humanitarias”, al psiquiátrico de Melchor Romero no deberían ingresar más pacientes. Para CICOP esta “medida garantiza que transitoriamente no ingresen más personas a padecer las condiciones de internación, pero no erradica la problemática de fondo. Sin planificación, sin presupuesto, sin recursos, sin dispositivos ni estrategias alternativas, sin condiciones laborales dignas, será muy difícil sostener una atención digna y de calidad para toda la población y continuará recayendo en los trabajadores la responsabilidad por las malas condiciones”.

El referente del MDR consideró en tanto que “hay que garantizar la vida digna de las personas que están internadas en estos sectores”.

Más allá de las cuestiones edilicias, desde MDR, un espacio desde donde vienen luchando por el cumplimiento de la Ley de Salud Mental, sostienen que se tienen que “desarrollar políticas públicas de promoción y prevención de la salud y espacios comunitarios de abordaje para que no terminan internados en cualquier lugar. En Romero, en estas condiciones, no se puede internar más nadie, pero si no se desarrollan otros espacios de abordaje se colapsa lo poco que ya está: lo que ya está no está en condiciones por la falta de recursos”.

Según detalla Télam, voceros del gobierno, aseguraron que van a aguardar lo que dictamine Terrier, pero por lo pronto el hospital tiene que seguir admitiendo pacientes y hacerles el chequeo y evaluación.