Pablo Dacal: la canción es el lugar

Inquieto y prolífico, el trovado profundiza el lenguaje de la música rioplatense. Esta noche se presenta en La Plata junto a Sofía Viola.

663

Por Ramiro García Morete

“Mi mundo es nuestra canción: quiero escribirla ya”. De voz rasgada y clara, porte elegante y versos lúcidos, Pablo Dacal vive por, para y de la canción. No es nada original señalarlo. Pero, para quien comprende la canción como una construcción colectiva y expresión cabal de la tradición oral como un linaje vivo y joven, la originalidad es una pretensión inocua. No se trata de que nadie lo haya hecho antes, sino de hacerlo de modo auténtico y superador. Y si es junto a otros, mejor. Por eso es que desde hace buen tiempo el destacado cantautor profundiza un viaje que no se reduce a cantar “lo suyo”, sino a interpretar repertorios variados de artistas de antaño y contemporáneos, así como sumergirse en proyectos que indaguen en ese constante tráfico de voces y estéticas. Buena prueba de ello es el show que presentará hoy a las 21 hs en Cést La Vie (55 e/ 17 y 18) junto a la talentosa Sofía Viola en el ciclo “Colega”. El mismo es impulsado por el periodista Martín Graziano, quien según el músico podría responder mejor sobre la naturaleza de este ciclo en línea con presentar la canción como una construcción colectiva: “Por mi lado, hace diez años hice un concierto que se llamó ‘Dacal canta a sus contemporáneos’, en la desaparecida Vaca Profana de Almagro, en el que interpreté canciones de los colegas y amigos compositores del presente.

Esa noche está narrada en el libro de Martín sobre los cancionistas, y entiendo que ha sido la inspiración del ciclo que ahora comenzamos. Somos un colectivo variopinto y misterioso, con encuentros y desencuentros, que tomamos con mucho amor y dedicación el oficio del trovador andante y el músico peregrino”.

Precisamente, Graziano fue productor periodístico del documental Charco, basado en una idea de Andrés Mayo, en el cual Dacal entrevistó a alrededor de setenta músicos argentinos y uruguayos desglosando la identidad cancionera uruguaya. “Fue muy divertido hacerlo. No soy conductor ni trabajaría de esto cotidianamente, pero me encantó investigar la canción en sus orígenes, charlar con los colegas, los encuentros musicales. Aprendí mucho y la película es preciosa, mejor imposible”.  Según Dacal, la canción rioplatense “es tan fascinante como muchas culturas, pero el mestizaje que se ha dado aquí es muy particular, entre lo americano, lo africano y las distintas corrientes de Europa. Lleva una película responder esta pregunta, y aún no sé si lo hemos logrado. Pero creo que pocas corrientes cancionísticas han logrado tanta sofisticación y novedad en los elementos que toda composición utiliza: la palabra, el ritmo, la melodía y su armonía”.

“La frontera a cruzar sólo un metro enfrente está/ si la cruzás ya no hay más frontera que cruzar”

Nacido y criado bajo el influjo del rock, Dacal (cuya discografía oficial incluye Disco de bolsillo, Cartón pintado, El Progreso, El corazón es el lugar, Baila sobre fuego y Una década cantada, además de  otras colaboraciones) ha proclamado en varias ocasiones su agotamiento, que no pasa por lo musical: “A modo personal amo el rock, como a la mayoría de los géneros. En modo general, encuentro totalmente agotado lo que está detrás del rock, su espíritu primal. Más bien diría que está en otros sitios, que el rock quedó como sinónimo de un par de rituales medio tontos y poco más. Y me tiene agotado hablar del tema, a decir verdad”. Al contrario, no tiene rodeos en asimilar un término que muchos creerían erróneamente en desuso: trovador. ¿Cómo es serlo hoy y aquí?: “Andar por los pueblos con la guitarra y el cuaderno, conocer poetas y músicos del camino, viajar en la mañana y tocar en la noche, cantar en las giras lo que llevo de la ciudad y en el barrio lo que traigo del viaje, andar con los ojos abiertos y el espíritu inquieto, dejar que mi sombra me acompañe”.

Como dijimos, la noche de sábado, musicalizada por el periodista Facundo Arroyo, será compartida con Sofía Viola, a quien Dacal define como “una cantora con mucho poder en su voz y un repertorio vibrante, fresco y revulsivo. Me encanta. Mañana cantará lo suyo, que será lo de todos, y yo haré lo propio. También algo juntos, de un troesma que adoramos”.

Andante como su oficio, el trovador no escatima en planes próximos y a largo plazo: “Salir en viaje una vez al mes, grabar un disco nuevo, escribir dos libros, reeditar La era del sonido, conocer Ecuador y Perú, regresar a Europa y conocer Estambul”. Y remata: “Seguir andando, compañero. Todo cambia a cada paso.”


Para escuchar a Pablo Dacal: https://pablodacal.bandcamp.com/