Tras la tibia reunión mantenida el miércoles entre el viceministro Sergio Siciliano y la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados para “informar” sobre los avances tras la tragedia de Moreno, la discusión se trasladó ayer al ámbito de la Municipalidad de La Plata, donde, al igual que en varios distritos de la provincia, el grave incidente que se cobró dos vidas puso de relieve la crisis generalizada que afecta a los establecimientos educativos. Concejales de la oposición debatieron ayer frente a la inacción del intendente Julio Garro.

El encuentro tuvo lugar en el marco de la presentación de la Comisión de Fondos de Fortalecimiento Educativo y estuvo sin dudas influenciada por el hecho sucedido en la escuela Nicolás Avellaneda del oeste del Counurbano, en relación con el estado edilicio de las escuelas platenses. Tal es así que ayer mismo se llevó adelante una manifestación de padres de la Escuela N° 39 debido a su estado estructural y un robo que sufrió esta semana.

“Lo único que hizo el nuevo titular del Fondo, Martiniano Ferrer Picado, fue plantearnos -al igual que los cuatro anteriores que pasaron el último año- el mismo libreto de siempre. Se desligó de la situación anterior, aseguró que todo lo que se venía haciendo estaba mal pero que no se puede comprometer a dar resultados. Es lo mismo de siempre”, dijo a Contexto el concejal de Unidad Ciudadana Gastón Castagneto, quien aseguró que, incluso con un programa de inversión bien direccionado, en “seis años recién podría resolverse de manera integral la situación de las escuelas platenses”.

Otro colegio que mantuvo las puertas cerradas esta semana, también por una fuga de gas, fue la Escuela N° 33, de 8 y 38. En la misma situación se encontraban desde ayer en la Primaria N° 26 y la Secundaria N° 73, situadas en 207 y 516, Abasto, donde aguardaban por el restablecimiento del suministro de gas cuyo medidor fue retirado en el mes de marzo a raíz de una serie de filtraciones.

“La realidad de las escuelas apremia. Las propias docentes y los directivos nos dicen que esta situación ya venía ocurriendo, pero la muerte de Moreno visibilizó más el problema”, consideró en declaraciones la concejal Victoria Tolosa Paz.

Según informaron desde el bloque, la discusión principal se centra en las trabas de licitaciones entre los años 2016, 2017 y 2018, enmarcadas en recambios permanentes de funcionarios. “Nos decían que el 2016 está subejecutado, pero que el 2017 está en proceso de licitación. Ahora, en el 2018, nos dicen lo mismo respecto de los años anteriores: ‘Todo estaba bien, pero hay pendiente una subejecución y se necesita otra licitación’”, expresó Castagneto, quien remarcó actitudes soberbias por parte de Ferrer Picado durante la reunión.

Por lo pronto, desde los bloques dejaron en claro que exigen información clara y accesible sobre la ejecución del Fondo, tratamiento de los pedidos de informes realizados en el Concejo Deliberante y mayor participación de la comunidad educativa.