Este jueves, en Santa Cruz de la Sierra, un grupo de intelectuales argentinos con el apoyo del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, y la adhesión de referentes políticos, sociales y culturales de todo el mundo, declararon el 9 de agosto “Día Internacional de los Crímenes de Estados Unidos contra la Humanidad”.

La iniciativa busca tener reconocimiento de la comunidad internacional y tomó como fecha simbólica el día en que los norteamericanos lanzaron su segunda bomba atómica contra una población civil, en Nagasaki, durante la Segunda Guerra Mundial. Ataque que, según diversos cálculos, dejó al menos doscientas mil personas muertas.

En diálogo con Contexto, una de las impulsoras, Telma Luzzani, la periodista y analista política, señaló que “el 9 de agosto se cumplieron 73 años de que Estados Unidos lanzó la segunda bomba atómica contra una población civil indefensa. La primera había sido tres días antes, el 6 de agosto de 1945, sobre Hiroshima. Es necesario remarcar que los hombres japoneses estaban en el frente de batalla y en que esas ciudades no había bases militares, por lo cual no se trató de un objetivo militar, sino civil. En esas ciudades quedaban nada más que mujeres, ancianos y niños”.

“Ese ataque, además de dejar más de 200 mil muertos, hizo que la radiación dejara decenas de miles de víctimas con el correr de los años. Por eso es considerado el mayor ataque terrorista de toda la historia”, sostuvo.

Luzzani remarcó que “por ese ataque tomamos el 9 de agosto como fecha simbólica, pero no porque sea la única o una excepción. Estados Unidos continuó con este tipo de acciones en Vietnam, donde realizó ataques con el famoso ‘agente naranja’; sucedió en Afganistán, donde, como denunció Edward Snowden, se realizaron ataques contra poblaciones civiles; sucedió en Libia, en Irak, y sucede en Siria”.

“A pesar de que los países de América Latina y el Caribe declararon que este territorio es zona de paz, hoy está nuevamente en riesgo por la militarización que Estados Unidos lleva adelante en toda la región”, concluyó Luzzani.

En un reciente artículo periodístico publicado en el portal Sputnik, otro de los impulsores de la iniciativa, el sociólogo Atilio Boron, explicó que “escandalizados ante tanta impunidad, un pequeño grupo de intelectuales, escritores y analistas políticos argentinos nos reunimos el año pasado y concluimos que era necesario crear una herramienta de carácter internacionalista para reforzar la memoria histórica y hacer visibles los crímenes que sin pausa se suman en la política exterior de Washington, año tras año, con diversos métodos y diferentes justificaciones, y en los más apartados rincones del planeta”.

“Fue de esta manera que, junto a la analista internacional y periodista Telma Luzzani, la escritora Stella Calloni y el novelista y ensayista Alejo Brignole, elaboramos una serie de ideas que dieron forma al Día Internacional de los Crímenes Estadounidenses Contra la Humanidad. Juntos también redactamos una Declaración Mundial Contra los Crímenes Estadounidenses a la Humanidad, en donde expresamos una condena colectiva al avasallamiento de la legalidad internacional por parte de Estados Unidos, advirtiendo sobre las amenazas a la paz mundial que comportaba la política imperialista de Estados Unidos y las catástrofes humanitarias creadas a causa de la misma, principalmente en Oriente Medio y especialmente en Siria”, remarcó Boron.

Entre las diversas figuras de alto reconocimiento mundial que apoyan esta iniciativa se encuentra el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el cantautor Silvio Rodríguez, los referentes políticos cubanos Mariela Castro y Gerardo Hernández, el poeta y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar, los intelectuales brasileños Chico Buarque, Frei Betto y Carola Proner y el filósofo italiano Gianni Vattimo.