En el marco de la arremetida del gobierno de María Eugenia Vidal contra el Astillero Río Santiago, la Comisión de Intereses Marítimos de la Cámara de Diputados de la Nación sesionó ayer en el astillero de Ensenada, en una muestra de apoyo hacia los trabajadores frente a la campaña de desprestigio y amenaza de cierre por parte de Cambiemos.

La iniciativa fue de la Comisión que preside el diputado Julio Solanas (FpV-PJ), quien estuvo presente en el lugar al igual que el vicepresidente José Martiarena (PJ). También participaron el presidente del bloque de diputados del FpV-PJ, Agustín Rossi, los diputados nacionales del mismo espacio Walter Correa y Ricardo Salvarezza, Nicolás del Caño (FIT), Silvia Horne (Peronismo para la Victoria), los diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana Miguel Funes y Susana González, y Guillermo Kane (FIT).

Francisco Banegas (Ate ensenada): “Para nosotros fue una sesión histórica. nunca había pasado que la Comisión de Asuntos Marítimos sesione en las instalaciones del Astillero”.

Los diputados decidieron realizar una muestra de apoyo a los trabajadores del astillero en el complejo escenario que atraviesan. También acordaron trabajar en conjunto para la elaboración de proyectos de ley a favor de la industria naval.

La política de desindustrialización del gobierno nacional, que a su vez ha importado embarcaciones de Francia e Israel, golpea al sector. Además, el gobierno de Vidal mantiene trabadas las cartas de crédito para la finalización de los buques y redobló la apuesta hacia el astillero semanas atrás cuando Daniel Capdevila -presidente e intervetor del ARS- presentó ante la Justicia una denuncia contra Asociación Trabajadores del Estado (ATE) por “gravísimas maniobras” en perjuicio del Estado bonaerense.

“Para nosotros fue una sesión histórica. Nunca había pasado que la Comisión de Asuntos Marítimos sesione en las instalaciones del astillero. Les manifestamos nuestra preocupación a los legisladores por la situación y buscamos a través de proyectos reactivar la industria naval en el país, porque hoy estamos padeciendo la falta de políticas para construir buques”, dijo a Contexto Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada.

El presidente Mauricio Macri también cargó con el astillero y ha hecho explícita su intención de pasarlo a manos privadas. A esto se sumó la campaña mediática de Jorge Lanata para desprestigiarlo a través de su programa Periodismo para todos.

“El diálogo está cortado por parte del gobierno de la provincia. Vamos a seguir insistiendo en la defensa del astillero contra el plan del gobierno para privatizarlo”, afirmó Banegas. “El gobierno nacional vetó el fondo de financiamiento para poder construir buques en el país de acuerdo a lo que dice la ley de industria naval. Con propuestas nuevas, buscamos revertir esta situación”, añadió el gremialista.

A nivel provincial, los trabajadores han mantenido reuniones con el bloque de diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana-FpV-PJ. En diálogo con Contexto, la diputada de este bloque, Susana González, exfuncionaria del gobierno municipal de Ensenada, criticó el manejo que adoptó Vidal con el astillero.

“La gobernadora hace quince días aumentó en cien millones de pesos más el presupuesto para la pauta publicitaria, y con menos de la mitad de ese dinero el astillero estaría en condiciones de entregar el buque Ara King, la LICA (Lanchas de Instrucción para Cadetes) de la Armada y la prueba de mar del Eva Perón, que haría ingresar a la provincia ocho millones de dólares”, sostuvo González.

“Esto demuestra que este gobierno quiere que el astillero caiga en incumplimiento para que aquellos que contratan el trabajo le hagan juicio”, continuó la diputada, “para que el astillero como ente administrador de la provincia caiga en quiebra y después no haya forma de reflotarlo y lo terminen cerrando. Es la desidia del gobierno provincial y nacional”.

Susana González (diputada provincial FPV-PJ): “Este gobierno quiere que el astillero caiga en incumplimiento para que aquellos que contratan el trabajo le hagan juicio”.

En el ARS estuvo también el intendente de Ensenada, Mario Secco, quien ha venido apoyando a los trabajadores. “En esta ciudad ya conocemos las recetas liberales: empiezan parando la industria nacional, después denuncian a la dirigencia gremial y luego intentan dejar en la calle a los laburantes. Pero Ensenada tiene historia de lucha y saben que no la tienen sencilla”, sostuvo el jefe comunal.

Por su parte, Rossi señaló: “Les decimos que la industria argentina no está muerta, que los puestos de trabajo se sostienen y que vamos a resistir todas las políticas de ajuste que se van a profundizar con el acuerdo con el FMI. Queremos más patria y menos FMI”.