Asumió el nuevo presidente de Colombia, Iván Duque. El líder de ultraderecha lanzó críticas contra su antecesor, Juan Manuel Santos, y contra el gobierno venezolano, al que volvió a tildar de dictadura.

Heredero político de Álvaro Uribe Vélez (expresidente colombiano denunciado por sus vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo), Duque promete endurecer la política interna y externa de su antecesor, lo que ensombrece aún más el futuro de Colombia y de toda la región.

El mandatario saliente, el Premio Nobel de la Paz Juan Manuel Santos, deja un país con centenares de líderes sociales muertos a manos de paramilitares y sicarios. Sólo en lo que va de 2018, la cifra supera los 140 dirigentes asesinados. También deja como herencia política un acuerdo de paz firmado con la guerrilla de las FARC-EP que sólo fue cumplido en una mínima parte, y la acusación de haber estado involucrado en el intento de magnicidio del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Durante su discurso de asunción, Duque remarcó: “Recibimos un país convulsionado. Más de trescientos líderes sociales han sido asesinados en los últimos dos años, los cultivos ilícitos se han expandido exponencialmente en los últimos años, bandas criminales aumentan su capacidad de daño en varias regiones del país, se han hecho promesas y compromisos con organizaciones sociales sin asegurar su financiamiento”.

Duque: “Recibimos un país convulsionado. Más de trescientos líderes sociales han sido asesinados en los últimos dos años”.

“No haremos milagros, pero lo daremos todo por el porvenir de Colombia. No reconozco enemigos, no tengo contendores políticos, mi único deseo es gobernar para todos y con todos los colombianos”, dijo.

Luego aseguró: “Los invito a que construyamos país, porque este es el esfuerzo de todos. Los invito a que no dejemos que nadie nos arrebate este sueño. Que Dios bendiga a Colombia”.

Durante la toma de posesión presidencial, Duque recibió al mandatario argentino, Mauricio Macri, quien lanzó críticas contra el presidente Nicolás Maduro y volvió a hacer referencia al gobierno venezolano como una “dictadura”. “Denunciaremos y rechazaremos cualquier tipo de dictadura en el continente americano”, aseguró.