El 13 de agosto, aniversario del nacimiento de Fidel Castro, la sociedad cubana comenzará a debatir el Proyecto de Constitución aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular. Los debates se extenderán hasta el 15 de noviembre. Luego, el Proyecto volverá al Parlamento con los aportes y críticas que se hayan hecho y se elaborará el texto definitivo, y como paso final para su aprobación será sometido a un referéndum.

La Constitución vigente fue creada en 1976, en un contexto totalmente distinto al actual. El proyecto plantea hacer cambios profundos que atraviesan la economía, la organización política, los derechos civiles y las definiciones políticas. Todo ello con la profunda idea de reforzar el proceso revolucionarios y su carácter socialista.

El Estado seguirá con su rol para sostener derechos fundamentales como el acceso a la salud y a la educación desde los niveles iniciales hasta el universitario.

El proyecto plantea incluir en el texto de la Carta Magna el concepto de propiedad privada, la figura del Primer Ministro, la duración del período presidencial de cinco años con una única posibilidad de reelección, el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo y que Cuba pase a definirse como un “Estado socialista de derecho”.

“La Constitución de la República es la ley fundamental sobre la cual se asienta el Estado y, por tanto, es el documento jurídico y político más importante de cualquier país, ya que define los fundamentos de la nación, la estructura de los poderes y su alcance, así como garantiza los derechos y deberes de los ciudadanos”, aseguró el general de Ejército y primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro Ruz, en su discurso del 26 de julio pasado.

Castro remarcó que “la actual Constitución, aprobada hace 42 años en un escenario nacional e internacional muy diferente al actual, requiere ser reformada, con el propósito de incluir las transformaciones socioeconómicas implementadas en correspondencia con los acuerdos adoptados en el Sexto y Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba”.

“Se iniciará un trascendental ejercicio político y democrático cuyo éxito dependerá, en primer lugar, de la participación activa y comprometida de los cubanos, bajo la conducción del Partido Comunista y el concurso de la Unión de Jóvenes Comunistas y las organizaciones de masas, en el cual debe lograrse que cada ciudadano comprenda la necesidad y el alcance de los cambios que debemos introducir en la Constitución, de modo que se garantice el carácter irrevocable del socialismo y la continuidad de la Revolución”, sostuvo.

La Constitución de 1976 tuvo reformas en 1978, 1996 y 2002, pero esta será la más profunda de todas. De los actuales 137 artículos solo quedarán vigentes 11 y el resto se modificará o eliminará, y se incorporaron nuevos, lo que hará que el texto tenga 224 artículos.

El proyecto que será centro del debate de la sociedad cubana se ha trabajado desde 2013 y para su construcción se tuvieron como referencias las Constituciones de Venezuela, Bolivia, Ecuador, China y Vietnam.