A pesar de que la iniciativa que incluía modificaciones en el proyecto con media sanción en Diputados logró conseguir veintiséis firmas de senadores (frente a la falta de propuestas del sector antiderechos), el presidente del Plenario de Comisiones Mario Fiad (UCR), llevando agua para su molino, determinó que no hay “factibilidad de dictamen”, tras una discusión sobre la interpretación del reglamento.

El debate se dio en base al artículo 105 que establece que “se requiere la firma de por lo menos más de la mitad de los miembros que reglamentariamente integran cada una” de las comisiones. En este marco, un sector liderado por el rionegrino Miguel Angel Pichetto, a favor del proyecto, sostuvo que el dictamen se constituía con la mayoría de todas las comisiones, mientras que el porteño Federico Pinedo (PRO) y el formoseño José Mayans (PJ), ambos en contra de la iniciativa, argumentaron que se necesitaba mayoría en cada comisión.

En este marco, Fiad, que también está en contra, determinó que no hay dictamen a pesar de que el proyecto que introduce modificaciones a la media sanción conseguida en Diputados contó con nueve en Salud, nueve en Asuntos Constitucionales y ocho en Justicia, sumando un total de veintiséis. Los detractores del proyecto, en tanto, no presentaron ninguna propuesta alternativa. “No hay nada, la negativa, el rechazo. No susbestimen la inteligencia”, cuestionó Pichetto al sector antiderechos en el Senado, quienes adjudicaron casi como una victoria la falta de un acuerdo.

Cabe destacar que Fiad, a pesar de ser el presidente del plenario de comisiones, no puede ser quien interprete el reglamento, sino que es el pliego de senadores el encargado de analizarlo. De esta forma, el 8 de agosto habrá una larga discusión sobre la reglamentación del Senado, donde se determinará cuál proyecto se vota: si el que cuenta con media sanción o el alternativo que agrega cambios en busca de captar en escenario adverso a aquellos senadores que pedían cambios en el original y al pequeño sector de indecisos.

“Es un debate que involucra a tres comisiones en este caso, entonces, hay una discusión de si el dictamen tiene que lograr mayoría en el agregado o en cada una de ellas. Finalmente no se zanjó esa discusión, así que el día 8 se va a determinar cuál es el dictamen de mayoría”, clarificó el senador chaqueño Eduardo Aguilar (PJ), quien destacó que una vez saldada la cuestión reglamentaria arrancará el debate del proyecto.

“Más allá de la discusión, hay un solo dictamen que es el con modificaciones”, consideró la cordobesa Laura Rodríguez Machado, impulsora de cambios en el proyecto. “Hay uno solo despacho y es por el sí”, agregó.

Las modificaciones consensuadas en el proyecto que obtuvo la media sanción bajan la cantidad de semanas por las cuales las mujeres y personas gestantes puedan realizarse un aborto, de catorce a doce, admite la objeción de conciencia en instituciones, se elimina la penalización a los médicos que no quieran realizar está práctica y propone la provisión y producción pública de misoprostol.

La senadora de Unidad Ciudadana María de los Ángeles Sacnun, más allá de la discusión en torno a la reglamentación, calificó como “satisfactorio” que se haya “avanzado en un plexo de modificaciones a los fines de construir consenso. De lo contrario, habría avanzado el rechazo a la ley”.

Aguilar, junto con el neuquino Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino), es uno de los que se sumó al tren de los cordobeses Laura Rodríguez Machado (PRO), Carlos Alberto Caserio (PJ) y Ernesto Martínez (UCR), pidiendo cambios en el proyecto que obtuvo la media sanción. Estos cinco votos son cruciales si se tiene en cuenta que hoy el sector que va por la negativa tiene 35 adeptos. De sumarse estos, el sector a favor quedaría en 31, en busca de cautivar indecisos: el tucumano José Alperovich (PJ), el santafesino Omar Perotti (PJ), el santacruceño Eduardo Costa (UCR) y el salteño Juan Carlos Romero (PJ). En este marco, ganar las calles es la gran apuesta de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.