El estudio platense de Canal 2, perteneciente a Daniel Vila y el Grupo América, fue desmantelado y cerrado por los empresarios, quienes, según denuncian los trabajadores, buscan llevarse la señal íntegramente a Capital Federal. En el medio quedaron sus quince empleados, que ven ahora en riesgo su fuente laboral.

Hace más de un año y medio que los trabajadores nucleados en el Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (SATSAID) vienen denunciando ante el Ministerio de Trabajo el vaciamiento de la sede de La Plata. En este tiempo, la respuesta de la empresa fue negar todo pero avanzar hasta bajar las persianas.

Gustavo Bellingeri (referente del SATSAID): “Son prestadores en La Plata. Tienen obligación de producir el 30% de sus producciones totales en la capital bonaerense y el 15% puede ser de privadas”.

“Los trabajadores quedamos a la deriva. Ellos entienden que nos subamos a móviles y hagamos exteriores. Nosotros eso no lo vamos a hacer. Ellos quieren correrse de la ley”, explicó a Contexto Gustavo Bellingeri, referente de SATSAID. “Esa una decisión política”, consideró. 

En este marco, las cámaras, consolas, equipos de iluminación y sonido fueron retirados del lugar. Enterados del vaciamiento y del inminente cierre, los trabajadores recurrieron nuevamente el martes al Ministerio. Sin embargo, la empresa no se presentó a la citación “porque estaban con otras cuestiones”. Para Bellingeri, “hay un ninguneo y una necesidad de abandonar La Plata. Pero la ley no permite eso”.

Cabe destacar que LS 86 TV Canal 2 es una licencia que pertenece a la ciudad de La Plata, según lo estipulado por el propio Estado. Sin embargo, los trabajadores consideran que los empresarios, habiendo avanzado con el vaciamiento del estudio y yendo por el cierre, se quieren quedar con ella, faltando así a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que estipula que parte de la producción tiene que salir desde el área primaria. “Son prestadores en La Plata. Tienen obligación de producir el 30% de sus producciones totales en la capital bonaerense y el 15% puede ser de privadas”, explicó el referente gremial.

“Se sienten amparados para hacerlo con este gobierno, que entiende que cada empresario puede hacer lo que crea mejor para su negocio”

“Se sienten amparados para hacerlo con este gobierno, que entiende que cada empresario puede hacer lo que crea mejor para su negocio”, consideró Bellingeri, quien destacó que no es un comercio, sino “un medio de comunicación que trata de garantizar un derecho a los ciudadanos. No se puede materializar ese derecho si ese canal está en otro lado”.

“Es sumamente importante un canal en La Plata. Hace al hecho democrático: a informar, a tener conocimiento de la cosa pública, de la cosa social. Los medios son el transporte de la información”, agregó. La concentración en las puertas del canal contó con el apoyo de sindicalistas, así como de vecinos y televidentes.