Este miércoles, senadores y senadoras deberán emitir dictamen de cara al tratamiento del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo que tendrá lugar el 8 de agosto en el recinto. Sin embargo, en un escenario adverso para la iniciativa que cuenta con media sanción en Diputados –el rechazo contaría con al menos 30 negativos, 27 positivos y 13 indecisos–, la opción planteada por los senadores cordobeses suma más adeptos, ahora incluso de aquellos que se mostraban a favor del proyecto original, que buscan de esta forma “salvar la ley”.

Mientras el pampeano Juan Carlos Marino confirmó su voto negativo al proyecto, el neuquino Guillermo Pereyra, al igual que el chaqueño Eduardo Aguilar, anunciaron que votarán a favor pero “con cambios”, saliendo del arco de los indecisos y plantando bandera: no rechazará ni apoyará el proyecto original, pero se sumará a la opción Córdoba, rechazada por la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, principal impulsora del proyecto que tiene media sanción en Diputados.

La postura de la Campaña, que hoy tendrá su último “Martes Verde” abriendo camino para la gran movilización del 8 de agosto, es clara: no se aceptan modificaciones.

Sin embargo, Pereyra no es el único que votará esta opción. Cabe recordar que la semana pasada el presidente del bloque PRO en el Senado, Humberto Schiavoni, a favor del proyecto, aseguró que “si el proyecto original, “que sería el plan A”, no consigue los votos necesarios para la aprobación, se podrían aceptar las modificaciones que propone “el plan B”. Así también se manifestó este fin de semana el pejotista Miguel Ángel Pichetto, quien tiene en sus filas a veinticuatro senadores, algunos aún indecisos, entre ellos el tucumano José Alperovich, la catamarqueña Inés Blas y el santafesino Omar Perotti.

“Hay un escenario de paridad. Vamos a aceptar algunas reformas para tratar de consolidar el voto positivo y salvar la ley”, sostuvo el senador rionegrino. En este marco, consideró que no son “significativos” los cambios propuestos por los cordobeses, al tiempo que aseguró que “la modificación surge frente a la necesidad. Si tenemos una postura irreductible, la ley se cae. La aceptación de las modificaciones tiene que ver con obtener la mayoría”.

Si bien se muestran a favor de la legalización, Laura Rodríguez Machado (PRO), Ernesto Martínez (UCR) y Carlos Caserio (PJ) proponen un “término medio” entre la negativa y el proyecto original. En este marco, plantean modificar el límite de tiempo de la interrupción del embarazo de catorce semanas de gestación previstas en el proyecto de la Campaña a doce, al tiempo que habilitan la posibilidad de objeción de conciencia institucional y eliminan las penas para médicos que se opongan a practicar abortos. Si esta iniciativa obtiene un dictamen en mayoría, se tratará el 8 de agosto en Senadores, y, en caso de aprobarse, debería ser ratificada en Diputados.

En este contexto, la senadora del FpV-PJ por Santa Fe María de los Ángeles Sacnun explicó que están “dialogando con los distintos sectores, fundamentalmente con aquellos senadores y senadoras que no han tomado una determinación al respecto. Esperamos poder sacar dictamen de mayoría para luego dar el debate en pliego de la Cámara con ese dictamen”.

Si bien Sacnun reconoció que legisladores podrían volcarse hacia los cambios propuestos, entiende que “los indecisos podrían pronunciarse a favor del proyecto como viene de Diputados y como lo expresa la Campaña Nacional al no aceptar modificaciones”.

La campaña plantea su rechazo a los cambios entendiendo que “podrían significar retroceder en relación con los derechos garantizados en el articulado de la media sanción”.

La postura de la Campaña, quien hoy tendrá su último “Martes Verde” abriendo camino para la gran movilización del 8 de agosto, es clara: no se aceptan modificaciones. Desde esta colectiva plantean su rechazo a los cambios entendiendo que “podrían significar retroceder en relación con los derechos garantizados en el articulado de la media sanción”, al tiempo que destacan que se espera “una resolución urgente a este debate porque es nuestra vida, el acceso a la salud y el reconocimiento de la libertad lo que está en juego”.

En este contexto se dará el último plenario de comisiones con exposiciones, que tendrá un condimento especial entre reuniones de senadores que buscan negociar votos. A favor hablarán la escritora Claudia Piñero, la filosofa Diana Maffia, la integrante de la Campaña Marina Hellin y la doctora en Derecho e investigadora del CPNICET Marisa Herrera, entre otros. Por la negativa, en tanto, expondrán la doctora Chinda Brandolino, la psicóloga Carolina de la Fuente y diferentes referentes de organizaciones antiderechos.