El informe emitido anoche por el programa de Jorge Lanata “Periodismo para todos” (PPT) sobre la crisis que atraviesa la empresa estatal Astillero Río Santiago generó un repudio generalizado debido a la fuerte línea de acompañamiento al ajuste encabezado por el gobierno sobre el lugar. Lanata apuntó de manera directa contra el sindicalismo al adjudicarle “enriquecimiento a costa de los bonaerenses” y justificó que la empresa no puede seguir en funcionamiento “si no se hacen barcos desde hace treinta años”. Las principales fuentes consultadas para el informe fueron funcionarios y legisladores del propio macrismo.

El informe de PPT colocó en cámara como principales voces al legislador de Cambiemos Guillermo Castello, al ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Villegas, y al procurador Julio Conte Grand. “No hacen barcos. Es una caja controlada por ATE y era protegida por el kirchnerismo, nos cuesta 51 millones de pesos por año; lo descubrí cuando estudiaba el presupuesto provincial”, fue el principal argumento de Castello, que no tardó en ser contestado vía redes. Asimismo, el informe denunció presuntos acuerdos fraudulentos entre el Banco Provincia y el Astillero –según el programa, “controlado por el gremio de ATE”– en relación con las líneas de crédito acordadas para adquirir insumos.

Francisco Banegas (ATE Ensenada): “Decir que el Astillero es ‘improductivo’ no corresponde a una responsabilidad de los trabajadores sino del mismo Gobierno. Es como decir que si una empresa no funciona es responsabilidad del empleado y no del patrón”.

El informe fue observado por muchos sectores como una clara maniobra de desprestigio hacia la empresa estatal, en un escenario de plena denuncia de vaciamiento financiero impulsado desde la gestión de Mauricio Macri. Entre otras definiciones, Lanata caracterizó al ARS como “una caja negra sindical” que “le cuesta al Estado 3.600 millones de pesos anuales”.

El argumento de la “improductividad” del Astillero desde hace décadas es tendencioso: sólo en los últimos diez años logró finalizar la construcción de cinco buques graneleros para la empresa alemana Wilhelm Finance, con capacidad de carga de 27.000 toneladas. Estos navíos, finalizados a mediados de 2008, contaron con cuatro grúas para carga y descarga, capacidad de viaje a una velocidad de 14 nudos –alrededor de 25 kilómetros por hora–, con una hélice de 5,3 metros de diámetro y motores de 7.300 caballos de fuerza.

Asimismo, se inició la construcción del buque Eva Perón para la firma venezolana PDVSA, junto con otros dos buques más, en aquel entonces desarrollados como parte de las relaciones productivas y económicas impulsadas por los gobiernos de Néstor Kirchner y Hugo Chávez Frías.

En diálogo con Contexto, el referente del gremio ATE dentro del Astillero, Francisco Banegas, dijo: “Decir que el Astillero es ‘improductivo’ no corresponde a una responsabilidad de los trabajadores sino del mismo gobierno. Es como decir que si una empresa no funciona es responsabilidad del empleado y no del patrón y dueño de la empresa. Está claro que falta inversión, no sobra trabajo sino que falta”. En tanto, señaló que el Astillero le habría ahorrado al Estado “más de 200 millones de dólares” si el gobierno “no hubiera comprado flota naval a Israel y Francia”.

Banegas fue entrevistado para el informe de PPT en nombre del sector gremial, que fue señalado como “mafioso” y “violento”.

mario secco (intendente de Ensenada): “Ya no sólo el FMI le indica al Gobierno dónde tiene que ajustar, ahora los medios hegemónicos se sacaron la careta y públicamente le sugieren a Cambiemos qué fábricas tiene que cerrar”.

“El plan es avanzar sobre la privatización, pero como eso lo deben hacer por ley, entonces están presionando para el cierre. Por eso utilizan este programa de TV para desprestigiar al Astillero, ya que la única manera de que pueda pasar es debilitando al gremio y a sus trabajadores”, expresó Banegas en relación al ‘lobby’ apuntado en la emisión.

En esa línea se pronunció el gremialista ensenadense Jorge Smith en declaraciones radiales: “Todo cierra que quieren destruir la industria naval. Nosotros denunciamos el acuerdo fraudulento de comprar lanchas a Francia, en donde nosotros podíamos hacer veinte lanchas con el valor de las cuatro que compraron”.

Otra voz que se sumó al repudio hacia el informe fue la presidenta del bloque de diputados provinciales de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout: “Alemania compró cinco buques al Astillero Río Santiago. Ahora Mauricio Macri y María Eugenia Vidal quitan arancel para la importación de barcos, fundiendo la industria naval y comprando naves a Francia. Lanata dice que hace treinta años no construye un barco. Miente”, expresó la legisladora, quien definió que “para el macrismo y sus periodistas militantes, un trabajador con derechos es un gasto y una empresa estatal reconocida internacionalmente es un aguantadero”.

En ese sentido, el diputado nacional de izquierda Nicolás Del Caño se sumó al repudio al informe de PPT y expresó: “Qué raro Lanata contra el ARS. Si se invierte como exigen sus trabajadores no sólo se pueden mantener los 3.000 puestos de trabajo, sino que se pueden crear nuevos. De eso ni una palabra. Nuestra solidaridad con sus trabajadores”.

Florencia Saintout (diputada provincial, UC): “para el macrismo y sus periodistas militantes, un trabajador con derechos es un gasto y una empresa estatal reconocida internacionalmente es un aguantadero”.

En tanto, el propio intendente de Ensenada, Mario Secco, remarcó la connivencia entre la crisis laboral del Astillero, el marco de ajuste del gobierno y la vuelta al Fondo Monetario Internacional. “Ya no sólo el FMI le indica al gobierno dónde tiene que ajustar, ahora los medios hegemónicos se sacaron la careta y públicamente le sugieren a Cambiemos qué fábricas tiene que cerrar y cuántos trabajadores debe echar. ¡Esto es una locura!”, aseguró el jefe comunal.

Cabe destacar que el propio ministro de Trabajo de la provincia, Marcelo Villegas, reconoció en cámara que “no hay una dirección clara” por parte del gobierno sobre cómo sacar adelante la situación financiera del Astillero, no sin antes cuestionar “los privilegios” de los que gozan los operarios de la empresa.