El conflicto por el descubrimiento de aportantes truchos a la campaña política de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires complica cada vez más a María Eugenia Vidal, que ahora es apuntada por los bloques de concejales opositores de todos los municipios. En una iniciativa que une al kirchnerismo y otras facciones del peronismo de manera integral, desde los concejos deliberantes distritales presentarán un pedido de información de todas las listas de afiliados en cada ciudad y las presuntos donaciones de cada uno.

El proyecto plantea que el gobierno de Vidal “debe presentar la nómina completa de afiliados a partidos de la alianza electoral Cambiemos que figuren además en el listado de aportantes a la campaña legislativa 2017 con domicilio en cada uno de los 135 municipios bonaerenses”.

Gastón Castagneto (concejal de UC en La Plata): “Necesitamos un relevamiento y una investigación profunda para ver qué relaciones tiene con el Gobierno cada persona que figura en esas nóminas”.

“Estamos coordinando a nivel provincial esta acción para aclarar esta situación que es muy grave, sin dudas. Necesitamos un relevamiento y una investigación profunda para ver qué relaciones tiene con el gobierno cada persona que figura en esas nóminas”, dijo a Contexto el concejal del bloque Unidad Ciudadana en La Plata, Gastón Castagneto, respecto de la acción que buscará investigar si personas que participaban de programas sociales fueron utilizadas como aportantes falsificados.

Las sospechas apuntan a los ministerios de Desarrollo Social de la Nación y la Provincia, y buscarían confirmar si el Ejecutivo bonaerense utilizó bases de datos de ANSES para la selección de aportantes falsos.

“Resulta verdaderamente preocupante que durante estos años el gobierno haya estado haciendo política punteril con programas sociales, echando a gente que no estaba de acuerdo con sus políticas, y que luego utilicen a esas mismas personas para blanquear dinero de elecciones. Estamos hablando de funcionarios que han denunciado a su mismo espacio político”, agregó Castagneto.

Daniela Vilar (concejal en Lomas de Zamora): “Exigimos que la gobernadora explique de dónde provienen los fondos que tan imperiosamente necesitaron blanquear”.

Cabe destacar que, de confirmarse las acusaciones hacia María Eugenia Vidal por irregularidades en el financiamiento de su partido político, podría quedar inhabilitada de ejercer un cargo público por hasta diez años y el propio PRO correría riesgo de perder el sello y la personería en Buenos Aires debido al alto porcentaje de afiliados falsos. Según la investigación original del periodista Juan Amorín, los casos de aportantes falsificados llegan a unos 1.200.

“Estamos ante posibles delitos de usurpación de identidad, falsificación ideológica y de documentos públicos, de faltas a la ley de financiación de partidos públicos. En nuestra zona ya lo hemos comprobado con distintos vecinos, con candidatos a concejales e incluso a intendentes que han denunciado a cambiemos”, dijo a Contexto el presidente del Concejo Deliberante del partido de Hurlingham, Martín Rodríguez.

Por su parte, la edil de Lomas de Zamora, Daniela Vilar, destacó que en su distrito se verificaron casos de falsos aportantes: “En la campaña que realizaron Cambiemos y Vidal en Lomas de Zamora también aparecen aportantes truchos. Exigimos que la gobernadora explique de dónde provienen los fondos que tan imperiosamente necesitaron blanquear”.

Martín Rodríguez (presidente del Concejo Deliberante del partido de Hurlingham): Estamos ante posibles delitos de usurpación de identidad, falsificación ideológica y de documentos públicos, de faltas a la ley de financiación de partidos públicos”.

En esta misma línea, Hernán Letcher, concejal de San Martín, señaló que “no pueden explicar de dónde salió la plata, ni por qué figuran afiliados al partido personas que nada tienen que ver con ellos. Peor aún, hasta los propios niegan los aportes. Es un escándalo que pretenden tapar apelando al periodismo afín”.

El conflicto representó un golpe de fuerte costo político para Vidal, cuya imagen en los últimos dos meses pasó del 52,5% al 42,3% en el nivel de aprobación. La caída de diez puntos fue relevada por el Grupo de Opinión Pública. “Esta imagen que han creado de una mujer buena, simpática, transparente, no es real. La población real no vive en una base militar ni goza de sus privilegios. Esto es una construcción mediática, así como construyen todo tipo de figuras para ocular cosas que después la gente palpa en carne propia”.