Desde el día lunes 23, treinta y cinco personas acampan frente a Gobernación para exigirle a María Eugenia Vidal que brinde apoyo a los proyectos productivos de la Asociación María de los Desamparados y de la Asociación de Desocupados de Varela, dos agrupaciones de Florencio Varela que, ante la falta de trabajo, buscan impulsar pequeños emprendimientos.

“Tenemos más desocupados por la crisis, pero no tenemos capital para bancarlos. Necesitamos que Desarrollo Social, a través de la gobernadora, dé la orden para que puedan bancarizar a los nuevos integrantes para que puedan aprender un oficio y tener una salida laboral”, explicó a Contexto Walter López, quien detalló que hoy cuentan con más de treinta proyectos productivos que alcanzan a 320 trabajadores.

Walter López: “Tenemos más desocupados por la crisis pero no tenemos capital para bancarlos. Queremos trabajo, tenemos proyectos”.

“Queremos trabajo, tenemos proyectos”, dicen los carteles colgados frente a la Gobernación por las dos organizaciones que se dedican a brindar capacitaciones en oficios y en herramientas de gestión para que “indigentes y desocupados” puedan “obtener un futuro a través del trabajo y de la producción” en diecisiete barrios de Florencio Varela. Según relatan sus referentes, no dan abasto.

Mientras la provincia de Buenos Aires escala en la mayor tasa de desocupación del país con un 25% de bonaerenses buscando trabajo, en Florencio Varela los números son también preocupantes, con un índice de desocupación del 9,2% y tres de cada diez habitantes que padece la falta de trabajo o la subocupación, mientras que las solicitudes en la Oficina de Empleo se duplicaron.

Cada vez son más los que se acercan a la organización, incluso muchos que habían participado en la década de los noventa volvieron otra vez al encontrarse desocupados.

Según explicó López, cada vez son más los que se acercan a la organización, incluso muchos que habían participado en la década de los noventa volvieron otra vez al encontrarse desocupados. Ante esta crisis, pretenden abrir cuatro proyectos que abarcan a más de cuarenta personas, pero necesitan el apoyo del Estado a través de un sistema de becas que desde la organización llaman “subsidio a la mano de obra”: 4.700 pesos destinados a los trabajadores y a la compra de materiales.

A pesar de llevar más de tres días acampando, no han sido atendidos por ninguna autoridad del gobierno de María Eugenia Vidal. En abril del año pasado recurrieron a la misma medida de fuerza, pero fueron recibidos tras veinte días de protesta. “Buscan que nos cansemos”, consideró López, quien sostuvo que, como “la gobernadora dice que está abierta al diálogo y a que traigamos propuestas, acá estamos”.