La fusión entre las empresas Telecom y Cablevisión parecía inminente hasta esta semana, cuando la empresa española Telefónica decidió presentar una impugnación ante la Secretaría de Comercio frente a la resolución del gobierno para dar vía libre a esta operación. Entre los puntos críticos más destacados, la firma telefónica apunta al oficialismo por alentar el “favorecimiento a un operador dominante” que, de aprobarse la fusión, concentraría el “60% del mercado de banda ancha fija a nivel nacional y hasta 90% en determinadas ciudades”.

La discusión está centrada en las ventajas que advendrían a la creación de este nuevo grupo empresarial, que pasaría a acumular la prestación de telefonía fija, telefonía móvil, Internet y televisión. Telefónica advirtió que este esquema traería consecuencias “muy serias para el futuro de las telecomunicaciones en Argentina”. Esto incluye la vulneración de los usuarios a decidir qué tipo de servicio desean, qué precio pagar por él y qué alternativas posibles puedan competir.

Diego De Charra (director de la carrera de Comunicación en la UBA): “Desde distintos sectores se viene denunciando desde hace casi un año que este acuerdo favorece desmesuradamente a una compañía que tendrá un impacto altísimo”.

“Las decisiones adoptadas por las autoridades argentinas resultan profundamente contradictorias con el objetivo que se ha planteado el país de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a fin de dotarse con políticas públicas alineadas con las mejores prácticas internacionales”, manifestó la empresa española en su documento de impugnación.

Por su parte, desde diversos sectores de la oposición y vinculados a las comunicaciones observan con preocupación la celeridad con que el gobierno de Mauricio Macri ha avanzado en la fusión de las dos firmas, que otorgaría ventajas directas al grupo Clarín, actualmente poseedor casi en su totalidad de Cablevisión.

“Desde distintos sectores se viene denunciando desde hace casi un año que este acuerdo favorece desmesuradamente a una compañía que tendrá un impacto altísimo. Este recurso presentado por Telefónica podría servir para ejercer presión y que la Ley Corta -legislación destinada a generar contrapeso a la concentración de las principales prestatarias- llegue a buen puerto”, dijo a Contexto el director de la carrera de Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, Diego De Charra, quien remarcó el escaso nivel intervención del ENACOM en este caso.

“El ENACOM es consecuencia de la disolución de dos autoridades fundamentales como AFSCA y AFTIC, que tenían un grado de independencia del Poder Ejecutivo que ENACOM no tiene en absoluto. Las decisiones que han tomado desde su creación hasta aquí han sido decisiones que favorecieron claramente al Grupo Clarín”, expresó De Charra.

Por su parte, la diputada provincial por Unidad Ciudadana y exdecana de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, Florencia Saintout, realizó un descargo público donde expresó: “Ni la Secretaría de Comercio, ni Defensa del Consumidor, ni la Justicia, ni la Defensoría del Público impugnaron la fusión. Estamos en manos de las corporaciones”. Saintout se pronunció respecto del silencio mantenido desde los organismos oficiales.

Florencia Saintout (diputada provincial de UC y doctora en comunicación): “Ni la Secretaría de Comercio, ni Defensa del Consumidor, ni la Justicia, ni la Defensoría del Público impugnaron la fusión. Estamos en manos de las corporaciones”.

Cablevisión Holding pertenece a los hijos de Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Rafael Pagliaro. La firma tiene el 60% de Cablevisión. El otro 40% está en manos de Fintecht, administrado por David Martínez, quien, a su vez, tiene más del 40% de Telecom.

Cabe destacar que la llamada Ley Corta, concebida como Ley de Despliegue de Infraestructura y Competencia, habilitaría a firmas de telecomunicaciones para compartir recursos y ofrecer TV Satelital en todo el país. No obstante, este recurso deberá esperar hasta 2020 para entrar en vigencia.