La Unidad de Pronta Atención (UPA) N° 6, ubicada en Los Hornos, atraviesa en estos momentos una preocupante situación ante el faltante de profesionales en las guardias y de insumos para la atención de los pacientes. Esto, según denuncian los trabajadores, se viene agudizando desde que comenzó a “depender” absolutamente del Hospital San Juan de Dios, que tampoco es ajeno a la crisis que atraviesa el sistema de salud.

Con una fuerte demanda vecinal, bajo la gestión de Daniel Scioli en 2013 se inauguró la sexta UPA en Los Hornos, alcanzando así a más de cien mil vecinos. Esta unidades nacieron con el objetivo de acercar en grandes barrios un servicio de mediana complejidad a los vecinos y fortalecer el sistema de salud pública, al tiempo que se buscaba lograr una descompresión de la demanda hospitalaria. 

Patricio Lefleur (delegado de ATE): “Desde que la gestión del San Juan de Dios se hizo cargo absolutamente de la UPA, pasamos a ser una especie de depósito de recursos humanos”.

Según detallan publicaciones en la prensa, la UPA N° 6, al inaugurarse, contaba con alrededor de 120 trabajadores -entre técnicos, médicos y administrativos-, guardias con al menos tres profesionales y una farmacia con entrega de medicación ambulatoria y de internación. Hoy esa realidad cambió y los trabajadores denuncian que atraviesan una situación crítica ante la falta de profesionales e insumos.

Vale recordar que en abril los trabajadores realizaron una retención de tareas ante la falta crítica de personal de higiene, de seguridad y sobre todo de insumos, consiguiendo el compromiso de las autoridades de solucionar los problemas. Dos meses después, sin haber conseguido nada de lo planteado, volvieron a reclamar, destacando también la necesidad de más médicos y que se avance con los cargos pendientes de profesionales que están en negro, a los cuales ahora se les informó que se les podría bajar el salario.

Este domingo, en el marco de una guardia pasiva como forma de reclamo en el turno noche, desde ATE relataron que Silvia Martín, directora asociada del Hospital San Juan de Dios, junto con el director ejecutivo, Daniel Corsiglia, y un abogado llegaron a “amedentrar, a presionar, diciendo que iban apercibimientos y sanciones”, por lo que los sindicatos preparan asambleas y no descartan nuevas medidas de fuerza.

“Últimamente está pasando seguido que tenemos normalmente dos médicos por guardias: cuando abrió tenía tres. Ahora tiene como mucho dos y está habiendo un faltante importante de médicos, y muchas veces queda solo un médico, por lo cual no se puede atender a los pacientes”, explicó a Contexto Patricio Lefleur, delegado de ATE en la UPA N° 6.

Para los trabajadores, la situación crítica de la UPA N° 6 es gracias a diferentes directivas de las autoridades que crearon “una dependencia absoluta con el San Juan de Dios”, por lo que por este hospital es el encargado del envío de insumos (“si los hay”), los salarios, maquinarias, aparatos, así como de personal. Sin embargo, el hospital tiene faltante también de profesionales, por lo que desde la Unidad de Los Hornos han sido muchos trasladados a trabajar allí, generando una constante escasez de médicos.

“Se han llevado médicos de los cuales no han vuelto o los que volvieron no recuperan los puestos. Desde ese momento vienen prometiendo que van a generar cargos nuevos para esos médicos que tuvieron que ir al hospital a cubrir los baches y hoy les están pagando guardias en negro”, explicó Lefleur.

“Desde que la gestión del San Juan de Dios se hizo cargo absolutamente de la UPA, pasamos a ser una especie de depósito de recursos humanos. Se han llevado médicos sin reponer en la UPA”, agregó el delegado, quien detalló que a la falta de personal se le suma la escasez de insumos, iluminación, descartables, tensiómetros y medicamentos para los pacientes.

“La provincia no escapa a la realidad de la nación y el ajuste está”, consideró Lefleur, quien detalló que con la llegada de Cambiemos “muchas UPA fueron vaciadas”.

Este dato no es menor si se tiene en cuenta la subejecución en salud durante 2017 en la provincia de Buenos Aires. En un pedido de informes al Ejecutivo presentado por diputados provinciales de Unidad Ciudadana se destacó que para las UPA ”por ley se asignó poco más de 762 millones y el gobierno de Vidal gastó sólo $55.934.786 (poco más del 7%)”.

En este contexto, la de Los Hornos no es la única UPA que se encuentra en una delicada situación, sino que esto atraviesa al conjunto de las diecisiete unidades de toda la provincia.

A modo de ejemplo: en Lomas de Zamora, concejales denunciaron que la UPA ubicada el barrio Villa Fiorito tiene faltante de médicos y está en estado de abandono. A la UPA (Trauma) ubicada en Lezama, de la que corrían rumores de cierre ante el mal funcionamiento, Vidal le revocó el llamado a licitación para ampliar el quirófano ambulatorio. En una de Florencio Varela, la Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA) denunció “la difícil situación” que atraviesan por falta de profesionales en las guardias. En Moreno, en tanto, los vecinos hicieron una protesta en la calle ante la falta de médicos.

En diálogo con Contexto, el diputado provincial José Ignacio “Cote” Rossi, uno de los autores del pedido de informes, consideró que Vidal con esta subejecución “plasmó su política de distribución de los recursos con sus carácter ideológico: todo lo que hacía el Estado de estar presente en los sectores que más necesitan constituye un costo que es excesivo y que es innecesario”.

José Ignacio “Cote” Rossi (diputado provincial de UC): “Vidal con esta subejecución plasmó su política de distribución de los recursos con sus carácter ideológico”.

En el mismo pedido de informes, los legisladores advirtieron de otros sectores con una fuerte subejecución, como el de Salud Mental y Adicciones, Salud Comunitaria, Programas Sanitarios y Programa Materno Infantil y Nutrición, algunos de los cuales han recibido durante 2018 menor presupuesto en relación con la inflación.

“Hay una intención de desfinanciar todo este tipo de programas que están presentes en los sectores más vulnerables”, sostuvo Rossi, quien destacó que desde el gobierno “vienen haciendo los deberes de lo que ahora les planteó el Fondo Monetario Internacional, que ahora pide más recortes”.