Miles de nicaragüenses celebraron este 19 de julio un nuevo aniversario del triunfo de la Revolución sandinista. Los festejos se dieron en la misma semana que se cumplen tres meses del intento golpista desatado contra el gobierno del presidente Daniel Ortega. Diversos referentes, entre los que se destacan los presidentes Evo Morales y Nicolás Maduro, manifestaron su apoyo al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) denunciaron la injerencia de Estados Unidos y el financiamiento de los grupos terroristas.

Tras el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza (el 19 de julio de 1979), el sandinismo debió enfrentar el terrorismo de “Los Contra”, financiados por Estados Unidos, que desgastaron mediante la violencia al gobierno y sembraron de dolor y sangre el país centroamericano.

Tras el financiamiento a la oposición en 1990, el FSLN perdió las elecciones y el neoliberalismo se apoderó de Nicaragua y destruyó lo logros obtenidos.

Diecisiete años tardó el pueblo en recobrar un gobierno popular. Tras una gran gestión, con crecimiento y distribución de la riqueza, en elecciones presidenciales de noviembre de 2016, Daniel Ortega ganó la reelección con el 72% de los votos.

A menos de un año y medio de aquel contundente triunfo, el 18 de abril de 2018 comenzaron una serie de protestas contra la decisión del gobierno de reformar el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). La oposición y diversos grupos financiados por fundaciones del Departamento de Estado de Estados Unidos se montaron sobre esos reclamos y comenzaron a generar hechos de violencia para intentar desestabilizar al gobierno. El 22 de abril, el presidente Ortega derogó la medida que había iniciado las protestas y anunció que daba marcha atrás con la intención de reformar el INSS. Pero los grupos violentos continuaron con las protestas y exigieron su renuncia.

Luego de tres meses de agresiones callejeras que dejaron un gran número de muertos y heridos, quedó evidenciada la articulación de estos grupos con los alfiles de la política injerencistas norteamericana.

El secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, el senador norteamericano ultraderechista Marco Rubio, los grandes conglomerados mediáticos regionales, la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y los presidentes de derecha de la región reunidos en el autodenominado Grupo de Lima son algunos de los articuladores del intento golpista contra el gobierno sandinista.

Stella Calloni: “en el Foro de SAo Paulo, que se hizo recientemente en La Habana, se denunció el intento golpista en Nicaragua, destacando la gravísima desinformación que hay sobre ese tema”.

Durante el masivo acto realizado este jueves en Managua (capital de Nicaragua), el presidente Daniel Ortega aseguró: “Hoy celebramos 39 años del triunfo de la Revolución sandinista. Una fecha muy importante que nos ha tocado defender de fuerzas internas y externas financiadas que todos conocemos”.

“La oposición ideó un plan para destruir la economía y así destruir la Revolución Sandinista […] Ellos empezaron a trabajar desde las redes para generar el choque y terminar la paz”, sostuvo.

Ortega también criticó el rol de un sector de la Iglesia católica que se sumó al intento golpista, y señaló: “Les tengo aprecio a los obispos, pero ellos se han puesto en las líneas de confrontación, no en la de mediación. Me ha sorprendido que mis señores obispos tengan esas aspiraciones de golpismo”.

En declaraciones al canal multiestatal TeleSUR, Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional de la República de Nicaragua, explicó: “Lo que vivimos en Nicaragua es un intento golpista, criminal y terrorista que fue un plan orquestado, dirigido y financiado que se viene montando desde hace varios años”.

“Hay que tener en claro que la mayoría de las víctimas son compañeros nuestros. Son sandinistas”, remarcó.

Porras aseguró que la NED ha financiado a estos grupos terroristas a través de diferentes Organizaciones No Gubernamentales.

En diálogo con Contexto la periodista y escritora Stella Calloni recordó que “en el Foro de Sao Paulo, que se hizo recientemente en La Habana, se denunció el intento golpista en Nicaragua, destacando la gravísima desinformación que hay sobre ese tema”.

Stella Calloni: “durante estos tres meses hubo varias poblaciones tomadas por estos grupos terroristas que cometieron crímenes aberrantes. Ahora empiezan a conocerse porque, lentamente, comienza a romperse el terrible cerco informativo que se creó sobre estos hechos”.

“La injerencia de Estados Unidos es declaradamente abierta. Eso casi no necesita ni aclaración. El financiamiento norteamericano a las fundaciones y ONG que han usado a grupos violentos para intentar dar un golpe de Estado ya está más que demostrado”, sostuvo.

Calloni remarcó que “durante estos tres meses hubo varias poblaciones tomadas por estos grupos terroristas que cometieron crímenes aberrantes. Ahora empiezan a conocerse porque, lentamente, comienza a romperse el terrible cerco informativo que se creó sobre estos hechos”.

“También quedó en evidencia la actuación totalmente parcializada de organismos internacionales que están totalmente subordinados a los intereses de Estados Unidos, como es el caso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, concluyó la especialista.

Evo Morales: “en el aniversario del triunfo de la Revolución Sandinista, hay que denunciar que el imperio está desplegando estrategias criminales contra el gobierno del hermano Daniel Ortega. La USAID y la NED están respaldando abiertamente la violencia. Rechazamos la injerencia”.

En esa misma línea, y en relación con el intento de la OEA de sancionar al gobierno de sandinista, en conferencia de prensa, el canciller de Nicaragua Denis Moncada aseguró: “Se está desarrollando un intento de golpe de Estado, de ruptura del orden constitucional. Se trata de una directriz del Departamento de Estado junto a los países del Grupo de Lima que pretenden hacer señalamientos infundados, ilegales e injustos contra el gobierno de Nicaragua”.

En este contexto, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, comentó en la red social Twitter: “En el aniversario del triunfo de la Revolución Sandinista, hay que denunciar que el imperio está desplegando estrategias criminales contra el gobierno del hermano Daniel Ortega. La USAID y la NED están respaldando abiertamente la violencia. Rechazamos la injerencia”.

De igual modo, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó: “Felicitamos al heroico pueblo nicaragüense en el 39º aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista que puso fin a 40 años de dictadura. Hoy, ante las agresiones imperiales, el gobierno de Nicaragua ha derrotado el plan terrorista y golpista. ¡Nosotros Venceremos!”.

Nicaragua conmemoró un triunfo clave en su historia, el derrocamiento de la dictadura de Somoza (respaldada por los distintos gobiernos norteamericanos). Hoy la batalla continúa y el rival, con nuevo rostro, sigue siendo el mismo.