En medio de las denuncias por aportantes truchos del PRO en las campañas 2015 y 2017, la gobernadora Vidal le pidió ayer la renuncia a María Fernanda Inza, a quien había elegido hace menos de una semana como contadora general de la provincia para protegerla del escándalo que pesa sobre su gestión y que suma más denuncias con el correr de los días.

Inza es persona de confianza de Vidal y se desempeñaba como secretaria de Legal y Técnica. Por ser la tesorera del PRO en la campaña 2017, fue denunciada penalmente por las afiliaciones de 850 personas de barrios vulnerables quienes confirmaron que no aportaron dinero para financiar al partido amarillo.

Florencia Saintout (diputada provincial por UC): “Si Inza como tesorera del partido tiene responsabilidad, Vidal como presidenta ¿no lo tiene?”.

La denuncia que presentó la senadora bonaerense de Unidad Ciudadana Teresa García, que fue ampliada el martes, fue por los presuntos delitos de usurpación de identidad, falsificación de documento, lavado de activos y violación de secretos de la privacidad. Junto a Inza, están involucrados Vidal (presidenta del PRO en la provincia), Jorge Macri y Néstor Grindetti (vicepresidentes) y Federico Salvai (secretario general).

“Hoy mismo Vidal pide la renuncia a Inza como contadora general, a quien ella misma seleccionó la semana pasada, entre una terna votada por el oficialismo en el Senado. Si Inza como tesorera del partido tiene responsabilidad, Vidal como presidenta ¿no lo tiene?”, planteó Florencia Saintout, presidenta del bloque de diputados de Unidad Ciudadana, quien ayer presentó también una denuncia contra la gobernadora por asociación ilícita.

Vidal anunció la medida ayer en el Salón de Usos Múltiples de la Casa de Gobierno. Hasta el momento, no ha dado explicaciones sobre los aportantes truchos, al igual que Esteban Bullrich, cabeza de lista en 2017. Además de desplazar a Inza, Vidal definió ayer ordenar una auditoría sobre la rendición de cuentas que se presentó a la Justicia, y también presentar una nueva ley de financiamiento de partidos políticos.

Para la oposición, las tres medidas sonaron como un modo de salir del apuro por parte de Vidal, quien cuando se hizo público el carácter fraudulento de la campaña por la investigación de El Destape había acusado al kirchnerismo de las denuncias. Sin embargo, en los últimos días, excandidatos del PRO en municipios de la provincia salieron a desmentir haber desembolsado las sumas que figuraban con sus nombres en la rendición de campaña de 2015 del oficialismo ante la Cámara Nacional Electoral. El propio intendente de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, negó haber aportado 50 mil pesos en efectivo, entre otros tantos.

La senadora García afirmó que el desplazamiento de Inza es “acertado”, pero evaluó que “es apenas una medida sanitaria para tratar de limpiar la imagen de su gobierno”. Y añadió: “Creemos que la investigación judicial no debe cerrarse con una auditoría ni alguna medida pensada a medida de los intereses del partido gobernante. Hay mil testimonios de falsos aportantes que gritan ‘yo no aporté a la campaña de Cambiemos’ ”.

El martes, García había ampliado la denuncia ante el Juzgado Federal Nº 3 de La Plata, pidiendo que se investigue la base de datos de los monotributistas sociales, cuyos nombres también podrían haber sido utilizados en la maniobra ilegal denunciada.

Saintout también denunció a Vidal por asociación ilícita

Saintout presentó ayer ante la Justicia Federal una denuncia penal contra Vidal y las demás autoridades del PRO bonaerense por asociación ilícita, violación de secretos y privacidad, estafas y delitos contra el orden económico por la falsificación de los aportes de campaña.

La presentación fue a raíz de los informes periodísticos de los portales El Destape y Diagonales y documentación aportada por los responsables económico-financieros ante el Juzgado Federal con competencia electoral.

El texto remarca que el PRO utilizó la estructura del partido para cometer la serie de delitos con el fin de justificar el ingreso de fondos, cuyo origen se desconoce, al proceso electoral para esquivar las reglas del financiamiento de campañas electorales

teresa García (senadora por UC) afirmó que el desplazamiento de Inza es “acertado”, pero evaluó que “es apenas una medida sanitaria para tratar de limpiar la imagen de su gobierno”.

Saintout pide que se le solicite a la Cámara Nacional Electoral la nómina completa de aportantes de las campañas de 2015 y 2017 para verificar si figuran como afiliados al PRO. También pide que la ANSES y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación informen si dentro de las personas que figuran como aportantes hay beneficiarios de programas sociales como Ellas Hacen y Argentina Trabaja. En caso de haberlos, que declaren como testigos.

Por último, pide que se ordene el allanamiento del partido PRO y se secuestren las fichas de afiliaciones y de las nóminas de aportantes desde la campaña de 2011 a la fecha y se realice una auditoría pericial contable del partido gobernante denunciado y se proceda a secuestrar todo respaldo material.