Ante la falta de incremento salarial, los trabajadores cooperativistas acampan frente a la Municipalidad. Lejos de brindar respuestas, se les informó a los referentes que fueron denunciados por “ocupación del espacio público”. El acampe sigue hasta obtener respuestas.

Los cooperativistas conveniados con la Municipalidad de La Plata armaron un acampe para exigirle al intendente Julio Garro un incremento salarial del orden del 30%, siendo que hoy cobran apenas cinco mil pesos: unos cuarenta pesos por hora de trabajo.

“Toto” Marcioni (Movimiento Justicia y Libertad): “Estamos reclamando aumento para cerca de mil cooperativistas que trabajan para la municipalidad de La Plata en cooperativas vinculadas a las organizaciones sociales”.

Con banderas, carpas, ollas populares y hasta inflables para los niños, cerca de mil cooperativistas se agruparon frente al Municipio para reclamar el aumento. Es que este sector, altamente precarizado, no fue incluido en ninguno de los incrementos otorgados por Garro: ni el 20% ofrecido a municipales, ni el 5% a los cooperativistas no vinculados a organizaciones sociales.

“Estamos reclamando un aumento para cerca de mil cooperativistas que trabajan para la Municipalidad de La Plata en cooperativas vinculadas a las organizaciones sociales y esta gestión nos ha sorprendido anunciando que para todo este sector no va a haber aumento. Sí para otros cooperativistas, pero con una clara discriminación a las cooperativas nucleadas en las organizaciones”, explicó a Contexto Octavio “Toto” Marcioni, del Movimiento Justicia y Libertad, parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

“Las respuestas para nosotros siempre es para lo último. Entregan migajas, los últimos siempre somos nosotros”, opinó en tanto Gladys González, de la Izquierda Popular. “La plata no alcanza. Tuvimos que abrir en los barrios muchas copas de leche. La gente nos pide que cocinemos para todos. La situación no da para más”, detalló.

“Le pedimos a Garro que reflexione. Con cinco mil pesos no puede vivir nadie”, sostuvo Marcioni, quien explicó que si no reciben aumento en esta paritaria, la misma se cierra y hasta el año próximo siguen cobrando lo mismo.

En este contexto, la exigencia de los cooperativistas es del 30%, para equiparar la fuerte inflación y mejorar los magros sueldos. Sin embargo, lejos de dar respuestas, las autoridades municipales convocaron a los referentes de las organizaciones sociales y, sin una propuesta de aumento, les advirtieron que se les abrió un proceso judicial por “ocupación del espacio público”.

“Nos vamos a quedar acá y vamos a empezar a evaluar otro tipo de medidas”, sostuvo Marcioni, quien aseguró que el acampe se mantiene. “Entendemos que lo que plantea el Municipio tiene que ver más con una discriminación de una parte de los trabajadores para ponerlos contra las cuerdas para que opten por renunciar al trabajo en vez de seguir trabajando, y así producir un achique”, opinó Marcioni.

Un miércoles con movilización

Otro sector de las organizaciones sociales, el conocido espacio San Cayetano, se movilizará mañana desde Plaza Italia hasta el Palacio Municipal ante la falta de cumplimientos por parte de Garro, quien, aseguran, se había comprometido a “asegurar fuentes de trabajo genuino y obras públicas para los barrios más postergados”, así como mejoras en la asistencia de los comedores comunitarios.

Edgardo Jalil (Agrupación Evita): “Necesitamos nuevos cupos, porque la situación en el territorio está siendo más que compleja. es muy difícil y necesitamos que el Estado se haga cargo”.

A las 11 de la mañana desembarcarán la CTEP, la Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie, y confluirán con las organizaciones que se encuentran hoy acampando. “Vamos a venir con nuestros reclamos y por supuesto acompañando a los compañeros”, explicó Edgardo Jalil, de la Agrupación Evita, parte de la CTEP, quien detalló que exigirán también convenios de trabajo para las cooperativas que integran este espacio.

“Necesitamos nuevos cupos, porque la situación en el territorio está siendo más que compleja. Es muy difícil y necesitamos que el Estado se haga cargo y dé una respuesta”, agregó.