El panorama se presenta cada vez más complejo para el gobierno de María Eugenia Vidal, que recibe críticas por falta de transparencia, justamente uno de los principales valores que esgrime la gobernadora. A los efectos del descontento social por la crisis económica, se les sumaron en las últimas semanas una serie de denuncias por aportantes truchos para las campañas bonaerenses del PRO en 2015 y 2017, que se han ido multiplicando hasta implicar incluso a integrantes de Cambiemos que salieron a desmentir su contribución.

En el marco de las denuncias, desde el bloque de diputados de Unidad Ciudadana-FpV-PJ en la Legislatura cuestionaron que Vidal haya elegido como candidata para conducir la Contaduría General de la Provincia (CGP) a María Fernanda Inza, quien se encuentra denunciada penalmente por su presunta participación como tesorera en la campaña de 2017 de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, que encabezaron Esteban Bullrich (Senado) y Graciela Ocaña (Diputados).

Florencia Saintout (diputada provincial UC): “Exigimos a Vidal que no ponga a dirigir las cuentas de los 16 millones de bonaerenses a la tesorera de la campaña de 2017, que está denunciada penalmente por recaudar de manera irregular para el Pro”.

La investigación del periodista Juan Amorín, del portal El Destape reveló que Inza estuvo directamente ligada a los financiamientos del PRO en las últimas dos elecciones. Por un lado, creó las afiliaciones y aportes falsos de 850 personas pobres en 2017, quienes declararon, consultados por el periodista, que no lo habían hecho, además de que no cuentan con los recursos. En segundo lugar, la investigación señala que Inza designó a su tía de 84 años como responsable de la campaña en 2015.

La función de la Contaduría es el “asesoramiento, control interno, registro e información de la gestión económica financiera”, tarea que Vidal confía en Inza, cuyo mandato fue aprobado por el Senado el viernes, donde Cambiemos es mayoría. Inza era persona de confianza de Vidal en la Secretaría de Legal y Técnica, y de ahora en más será ella misma quien controle a la mandataria.

“Exigimos a Vidal que no ponga a dirigir las cuentas de los 16 millones de bonaerenses a la tesorera de la campaña de 2017, que está denunciada penalmente por recaudar de manera irregular para el PRO y de estafar a casi mil personas que figuran como aportantes y afirman no haber puesto dinero para Cambiemos”, sostuvieron en un comunicado desde la bancada opositora.

Más denuncias

Las irregularidades y estafas que hizo públicas la investigación periodística llevaron a la senadora bonaerense de Unidad Ciudadana Teresa García a denunciar a Vidal como presidenta del PRO en la provincia, por los presuntos delitos de usurpación de identidad, falsificación de documento, lavado de activos y violación de secretos de la privacidad.

La denuncia también pide que sean investigados los intendentes Néstor Grindetti (Lanús) y Jorge Macri (Vicente López), el jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai, todos integrantes de la Comisión Directiva partidaria, y también la contadora Inza como tesorera. García anunció que ampliará hoy la denuncia, aportando nuevos testimonios de aportantes truchos bonaerenses.

Falta de controles

En medio de estos hechos, los cuestionamientos a la gobernadora se potenciaron por la parálisis en la que se encuentra el Honorable Tribunal de Cuentas, encargado de “ejercer el control externo sobre la Administración y Gestión de los Recursos Públicos”.

Actualmente este organismo no está en función porque cuenta sólo con dos de sus cinco miembros, por lo que no tiene el quorum necesario para sesionar y emitir fallos.

Ante esto, el bloque de diputados de la provincia de Buenos Aires de Unidad Ciudadana-FpV -PJ presentó un pedido de informes para que el Poder Ejecutivo provincial explique la situación de irregularidad en la que se encuentra el Tribunal de Cuentas bonaerense.

“El Tribunal de Cuentas es fundamental para el funcionamiento del Estado. Su rol es imprescindible para la observación legal de los actos administrativos de los tres Poderes”, afirmó la presidenta de este bloque, Florencia Saintout.

La diputada cargó contra la gobernadora y dijo que “Vidal habla de transparencia y en la provincia no existe un Tribunal de Cuentas que funcione”. Pidió la “urgente” regularización del Tribunal de Cuentas porque “actualmente es imposible auditar las cuentas de la economía de Cambiemos. Es la primera vez en la historia que se le pone un freno a esta institución”.

Unidad Ciudadana-FpV-PJ presentó un pedido de informes para que vidal explique la situación de irregularidad en la que se encuentra el Tribunal de Cuentas bonaerense.

Otro de los organismos de control de la gestión que Cambiemos no conforma para poner en marcha son las Comisiones Bicamerales de Seguimiento de las emergencias en materia de Infraestructura, Hábitat, Vivienda y Servicios Públicos.

Integrantes de Cambiemos implicados en los aportes truchos

La investigación de El Destape se publicó el 18 de junio. Desde aquella fecha, excandidatos, integrantes y concejales de Cambiemos denunciaron que sus apellidos forman parte de las listas de aportantes truchos, cuando en realidad no lo habían hecho.

El excandidato a intendente de Ituzaingó, Osvaldo Marasco, declaró en los medios que figura como aportante de 50 mil pesos para las elecciones de 2015. “No los puse ni hay ningún documento donde figure la transacción, que por supuesto tampoco es parte de mi declaración jurada correspondiente”, aseguró. Y agregó, en referencia a Vidal: “Esta chica conoce todos los pormenores de la campaña y las suciedades del PRO”.

En Mar del Plata, el intendente Daniel Arroyo se vio obligado ayer a negar ante los medios locales haber puesto 50 mil pesos para la campaña presidencial de 2015. Su nombre figura en la rendición de campaña del oficialismo ante la Cámara Nacional Electoral, al igual que los de los demás excandidatos.

En Mar del Plata, el intendente Daniel Arroyo se vio obligado ayer a negar ante los medios locales haber puesto 50 mil pesos para la campaña presidencial de 2015.

En la localidad de Roque Pérez, Daniel Montoya, candidato a intendente por el PRO en 2015, confirmó al portal de Saladillo La Síntesis que no aportó dinero para la campaña 2015. También desmintieron esa información los candidatos que lo acompañaban por el PRO. “Ninguno de los candidatos de Roque Pérez hicimos aportes de dinero a la campaña, desconocíamos esta situación y en mi caso personal iniciaré las actuaciones legales correspondientes”, declaró Montoya.

Arroyo y Montoya son parte de extensa lista de aportantes truchos que pertenecen a 81 municipios bonaerenses para la campaña presidencial que llevó a Mauricio Macri a la Casa Rosada, según una investigación del portal Diagonales.