Entre el 15 y el 17 de julio se realizará en La Habana, Cuba, el Foro de São Paulo. El encuentro de referentes del progresismo y la izquierda contará con la presencia de la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y la titular del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann.

Rousseff y Hoffmann denunciarán la persecución político-mediático-judicial desatada contra el expresidente de Brasil, Luiz Inácio “Lula” da Silva, el arbitrario encarcelamiento del que es víctima el líder del PT y la clara intención de proscribirlo para impedirle participar de las elecciones presidenciales de octubre de este año.

Lula: “no he cometido ningún crimen, así que hasta que presenten al menos una prueba material en mi contra soy candidato a Presidente”.

A pesar de estar detenido desde el mes de abril, el expresidente Lula encabeza todas las encuestas. Algunas consultoras indican que podría ganar en primera vuelta, e incluso aquellas que no lo dan como triunfador en primera instancia indican que ganaría en segunda vuelta contra cualquiera de los rivales posibles.

Al saber que el favoritismo de Lula para las elecciones lo transforma en un candidato casi imbatible, la derecha ha buscado todas las excusas posibles para tratar de proscribirlo y así evitar que pueda presentarse.

Tras la persecución mediática desatada por la Rede Globo, el juez federal Sergio Moro dictó un vergonzoso fallo, en el que admitió que no tenía pruebas pero sí la convicción de que Lula había cometido el delito del cual se lo acusaba, y que con eso, para él, era suficiente para condenarlo.

todo indica que el 15 de agosto, fecha en que tienen que oficializarse las candidaturas, la derecha intentará violar -una vez más- la Ley y proscribir al líder del PT.

En segunda instancia, la Corte ratificó el fallo y luego autorizó al juez Moro a encarcelar al exmandatario, a pesar de que aún le queda una instancia de apelación. Lula no tiene condena firme y, por ende, aún conserva su derecho a ser candidato. Sin embargo, todo indica que el 15 de agosto, fecha en que tienen que oficializarse las candidaturas, la derecha intentará violar -una vez más- la ley y proscribir al líder del PT.

Recientemente, Lula reafirmó su candidatura y aseguró: “No he cometido ningún crimen, así que hasta que presenten al menos una prueba material en mi contra soy candidato a presidente”. Por ese motivo se espera que el Foro de São Paulo emita una declaración respaldando la libertad del expresidente y su derecho a ser candidato. La frase “Sin Lula, es fraude” resonará en las calles de La Habana con la esperanza de que su eco se escuche en toda América Latina.