Golpeados por las políticas económicas y los recortes del gobierno, los pequeños productores nucleados en el Frente Agropecuario Regional Campesino (FARC), con un verdurazo de puntapié se movilizaron a Gobernación y a la Municipalidad de La Plata, donde, cansados de las indiferencias del secretario de Producción Rogelio Blesa, pidieron su renuncia.

Según explicaron a Contexto, están atravesando una situación “terrible”, teniendo en cuenta que los insumos en los que producen están a precio dólar, elevando “muchísimo los costos” y los tarifazos, así como los aumentos de los alquileres están poniendo al sector “en riesgo”.

En este marco, cuando las políticas para la agricultura familiar deberían ser reforzadas, el gobierno nacional, lejos de dar soluciones, sigue avanzando sobre el sector, concretando la semana pasada la baja del Monotributo Social Agropecuario, dejando así a 50 mil trabajadores sin acceso a obra social ni aportes.

En La Plata, explicaron los quinteros, el propio secretario de Producción se había comprometido a declarar la emergencia, pero nada sucedió. “Hemos pedido que se declare la emergencia para que llegue alguna ayuda al sector. Nos mintieron: nos dijeron que iba a llegar y no llegó. Así que nuevamente salimos a las calles a decir que el cinturón hortícola está en riesgo, agravado por la política llevada a cabo por el gobierno nacional de la quita del Monotributo Social Agropecuario (MSA)”, explicó a Contexto Néstor Villacorta, referente de FARC.

“Hemos pedido que se declare la emergencia para que llegue alguna ayuda al sector. Nos mintieron: nos dijeron que iba a llegar y no Llegó”

“Al Municipio le venimos reclamando el arreglo de calles, iluminación, seguridad y políticas públicas para el sector, y también ha hecho oídos sordos. Y lamentablemente tenemos que llegar a las puertas para hacerles saber que el cinturón hortícola está en riesgo y no lo quieren ver”, destacó Villacorta, quién apuntó contra Blesa, quien ya les “cortó el rostro” ignorando sus llamadas y sus pedidos de reunión.

Según relataron, el propio intendente Julio Garro los atendió en abril pasado para asegurarles que iba a brindarles respuestas y que cada vez que necesitasen dialogar con él iba a estar disponible. Sin embargo, ayer no fueron recibidos. “Ellos terminan cortando el diálogo porque no tienen respuestas para el sector”, agregó Villacorta, y adelantó que pedirán la renuncia de Blesa al jefe comunal y al secretario de Coordinación Municipal Oscar Negrelli, quien se comprometió a recibirlos la semana próxima.

Según detallaron desde FARC, la crisis afecta a alrededor de 30 mil productores y sus familias sólo en la provincia de Buenos Aires, buena parte de las cuales vive entre La Plata, Florencio Varela y Berazategui. Por parte de Provincia fueron atendidos por el ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquis, quien les aseguró que la semana próxima tendrán su kit de semillas para la producción primavera/verano, pero según sostienen los productores esto no es suficiente ante la delicada situación que atraviesan.

“La baja del consumo nos afectó tremendamente. No somos commodities, no trabajamos para vender al extranjero. Dependemos del consumidor local, al que le vienen sacando sueldo”, dijo a Contexto Salvador Vides, referente de la Asociación Platense de Horticultores Independientes, quien aseguró que con la quita del MSA “ya tenemos miedo”.

“Necesitamos una solución con un programa y con políticas para el sector”, sostuvo Vides, quien destacó que no descartan movilizarse al Ministerio de Agroindustria de la Nación conducido por el ruralista Miguel Ángel Etchevehere para que les brinden respuestas concretas.