Por Pablo Pellegrino

El efecto de la corrida cambiaria que disparó el precio de la divisa norteamericana en el primer semestre del año comenzó a mostrar sus efectos en la economía real. Ante la escalada del dólar, es esperable que suba la inflación y caiga el poder adquisitivo del salario, más aún cuando la mayoría de los trabajadores tuvieron paritarias del 15% mientras que las principales consultoras ya auguran una inflación que duplica ese número y recién ahora el gobierno está habilitando las primeras revisiones de dichas negociaciones a la baja.

El jueves, durante una entrevista radial, el vocero de la Cámara Argentina de Supermercados, Fernando Aguirre, informó que las ventas en supermercados cayeron abruptamente en el mes de junio, registrando una caída del 5% en volumen.

Además de la baja, el representante de la Cámara señaló que los precios subieron entre un 10 y un 15% en los meses de mayo y junio, cuando se sintió con más fuerza la presión sobre el dólar, y en el primer semestre los aumentos que registraron fueron de entre 15 y 20 puntos porcentuales de los productos de consumo masivo.

El dato no es menor: según el INDEC, en los primeros cinco meses del año el incremento en el Índice de Precios al Consumidor es del 11,9%, y las estimaciones de las principales consultoras arroja un número cercano al 3% para el mes de junio. De cumplirse el pronóstico, en el primer semestre del año se habrá consumido la meta de inflación que el 28 de diciembre pasado había anunciado el equipo económico para todo 2018.

“El negocio de los supermercados está muy complicado, la situación está muy fea”, dijo Aguirre, y explicó también que se registraron aumentos por encima de los índices oficiales.

“La gente pasa de la marca líder a la segunda marca, a la tercera o a las marcas propias de los supermercados. Es un tendencia que se nota fuertemente”, describió el vocero de la Cámara de supermercadistas.

Por otro lado, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) también difundió esta semana datos del mes de junio, en el que las ventas minoristas pyme cayeron un 4,2% con respecto al mismo mes de 2017, y en el semestre acumula una caída del 2,8%.

las ventas minoristas pyme cayeron un 4,2% con respecto a 2017, y en el semestre acumula una caída del 2,8%.

Según la Came, el comercio pyme acumula seis caídas consecutivas en lo que va del año y sólo en los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2017 registraron alzas; para atrás, todo es baja.

“En junio de este año, sólo el 24,3% de los comercios consultados tuvieron alzas anuales en sus ventas”, dice el informe que releva datos sobre 2.000 empresas del país, y añade que el 64,9% tuvo variaciones negativas y el 10,7% restante se mantuvo sin cambios.

El mayor descenso en junio estuvo marcado por el rubro Marroquinería (-7%), seguido por Neumáticos (6%), Materiales para la construcción (5,9%), Calzado (5,8), Materiales eléctricos (5,7) y Textil-Blanco (5,5), entre otros.

También el INDEC publicó el jueves el informe de utilización de la capacidad instalada industrial en el país, que bajó 2,5% en mayo con respecto a abril y llegó a niveles similares a los de 2016 con un 65,1%.

Textiles, automotriz y metalmecánica fueron en mayo los que más capacidad ociosa tuvieron, sin alcanzar ninguno el 60%. Del otro lado, las industrias metálicas básicas, productos del tabaco y refinación de petróleo fueron los rubros que traccionaron el índice con niveles superiores al 70%, y del 80% en el caso de metálicos básicos.