Cientos de cooperativistas se manifestaron ayer en las puertas de la Municipalidad de La Plata para reclamar una inmediata instancia de negociación salarial ante la iniciativa de la gestión de Julio Garro de no aumentar un peso por el resto del año. Los miles de trabajadores de la ciudad que realizan tareas de limpieza, higiene, salud, entre otras, cobran sueldos magros que oscilan entre los 4.000 y 5.400 pesos.

Las cooperativas trabajan tanto en barrido y alumbrado de calles, como en zanjeo y unidades sanitarias, y la última vez que percibieron un aumento fue a comienzos de 2017, al recibir una suba del 20% sobre salarios que rondaban los 3.500 pesos. En la actualidad estiman que la inflación promedio alcanza el 30% y las familias ya no pueden mantenerse. Ante el reclamo, el secretario municipal de Coordinación, Oscar Negrelli, negó la posibilidad de aumentos.

“Venimos reclamando la continuidad del trabajo y que ese trabajo sea sustentable para las personas que lo hacen. Ayer se planteó en una reunión que no iba a haber aumentos salariales. Hoy un cooperativista no llega a fin de mes, sin importar cuál sea su tarea. Estamos hablando de llegar a diciembre ganando 4.500 pesos, lo cual es un disparate”, dijo a Contexto Bruno Barletta, miembro de la Coppesy, la cooperativa de Autoconvocados en Defensa de los Derechos Humanos de los Enfermos de Sida (ADDHES).

Barletta fue uno de los once cooperativistas que Garro decidió procesar el año pasado ante la aplicación del “protocolo antipiquetes”.

“Ayer se planteó en una reunión que no iba a haber aumentos salariales. Hoy un cooperativista no llega a fin de mes, sin importar cuál sea su tarea”

Un cooperativista promedio trabaja cinco horas diarias, de lunes a viernes, y los salarios equivalen a un promedio de cuarenta pesos la hora, en su mayoría sin aportes jubilatorios, obra social ni aguinaldo.

Entre los principales sectores que nuclean las cooperativas que ayer marcharon se ubicaban el Frente Popular Darío Santillán, la Corriente Clasista Combativa, el Frente de Organizaciones en Lucha, la Coordinadora John William Cooke, entre otros. “Hace un mes que venimos discutiendo el aumento de sueldo para los cooperativistas, cobraron apenas un aumento del 20% a principios del año pasado. Hoy por hoy estamos por debajo de la miseria”, aseguró Ángel Ibáñez, referente de la Coordinadora John William Cooke.

“Nos dicen que no hay plata. Sabemos que este no es un municipio pobre. Sabemos que tiene presupuesto, que tiene recursos y que toma la decisión deliberada de que el trabajador de la economía popular sea pobre. No es aislado. Es lo mismo que sucede a nivel nacional, provincial y municipal”, dijo Barletta.

Cabe agregar que el reclamo incluye mayores partidas presupuestarias para comedores comunitarios, generación de nuevos puestos laborales, asistencia social y más obra pública en los barrios periféricos.