En medio del conflicto educativo en la provincia de Buenos Aires, donde ayer hubo paro por los techos salariales y las represiones en Chubut y Corrientes, los gremios de docentes denunciaron un inminente nuevo recorte por parte de la Dirección General de Escuelas que preside Gabriel Sánchez Zinny.

En este caso, el área afectada son las escuelas técnicas provinciales y los docentes que allí trabajan. Desde Suteba advirtieron que la DGCyE está trabajando en la “readecuación” de los diseños curriculares de la educación técnica, que significa la quita de 1.476 módulos de clase en los siete años de la tecnicatura, lo que conlleva al deterioro en el proceso de enseñanza y la eliminación de puestos laborales docentes.

Gustavo Salcedo (secretario gremial de Udocba): “pone en riesgo la validez de los títulos técnicos a nivel nacional, porque hay exigencias que son por fuera de la provincia de Buenos Aires”.

Gustavo Salcedo, secretario gremial de Udocba y profesor en la Escuela Técnica N° 1 de José C. Paz, señaló a este medio que el recorte implica 324 horas menos en el ciclo básico y 1.152 en el ciclo superior, lo que representa una reducción de casi el 15% de la carrera.

En concreto, según el borrador al que accedieron los gremios, en el ciclo básico, el nuevo plan de estudios elimina 72 horas de las 144 actuales de Ciencias Sociales de 1° año. Para 2° y 3°, reduce Historia y Geografía, de 144 totales, a 72 unificadas en Ciencias Sociales. Elimina por completo Construcción Ciudadana. En tanto, en el ciclo superior de la tecnicatura unifica 144 totales entre Físico-Química y Biología, en 72 de Ciencias Naturales. Y, por último, crea la materia “Emprendedorismo y Gestión de Proyectos”, en línea con el perfil productivo que ha plasmado Cambiemos durante su gestión.

El recorte educativo se produce en el marco de otros ajustes en materia educativa que llevó a cabo -o intentó- el gobierno provincial a lo largo del presente ciclo lectivo. Además de no llamar a paritarias desde hace 75 días, Provincia cerró escuelas rurales, isleñas y bachilleratos para adultos.

En referencia a las implicancias que trae este nuevo achique, Salcedo sostuvo que “pone en riesgo la validez de los títulos técnicos a nivel nacional, porque hay exigencias que son por fuera de la provincia de Buenos Aires”, en referencia a que los títulos son homologados por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET). También apuntó que “hay una reducción en recursos humanos”, con respecto al trabajo docente, y “en el aspecto teórico, lo cual expresa su posicionamiento ideológico: piensan que la repetición es la que garantiza el aprendizaje y no la capacitación desde lo teórico”.

“No se puede pensar de ninguna manera que las condiciones de egreso son las mismas entre un alumno con el título actual que otro que tiene el 15% menos de contenidos”, continuó el gremialista. “Es una decisión presupuestaria, no pedagógica. Se sientan atrás de una computadora y toman una decisión”, cuestionó.

En los últimos años, sindicatos y escuelas han planteado que la carga horaria de las escuelas técnicas provinciales (37 horas semanales) era superior a la media nacional que estipula el INET, y que era necesario reverla para que la matrícula no decaiga. Sin embargo, ahora cuestionan que el recorte es excesivo y afecta seriamente los procesos formativos.

Gustavo Lappano, subsecretario de Educación Técnica y Agraria de Suteba y docente en la Escuela de Educación Técnica N° 6 DE Quilmes, afirmó en diálogo con Contexto que las reformas curriculares que proyecta la dirección de Educación Técnica (ETP) de la DGCyE “son un hachazo de 1.400 horas sin que haya un horizonte pedagógico”.

“Achican áreas de formación general, de manera sorpresiva y sobre todo sin consultarnos. Como docentes, queremos ser parte de esta reformulación, pero así no. Somos quienes estamos frente al aula y sabemos sobre las dificultades de nuestros estudiantes con esta carga horaria. La mejor manera es consultando a la comunidad educativa”, aseguró.

Gustavo Lappano (subsecretario de Educación Técnica y Agraria del Suteba): “Achican áreas de formación general de manera sorpresiva y sobre todo sin consultarnos. Como docentes, queremos ser parte de esta reformulación, pero así no”.

Los gremios critican que el proyecto del gobierno de Vidal va en contra de la actual Ley de Educación Técnico Profesional, que se sancionó en 2005 a partir de un amplio consenso entre los actores implicados para rescatar la formación técnica castigada por el menemismo. La falta de diálogo con los demás integrantes de la comunidad educativa y el fuerte recorte horario motivan el rechazo.

Desde el viernes pasado, gremios y docentes se mantienen en alerta con la realización de asambleas en las escuelas de los distintos distritos de la provincia para asesorar y enfrentar la medida.