Con poca presencia de la prensa y sin la habitual transmisión web, ayer, el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, aprobado en Diputados, tuvo su primera reunión de comisiones con el objetivo de marcar la hoja de ruta de cara a la votación del 8 de agosto en el recinto del Senado, mientras buscarán el 1° emitir dictamen.

El plenario fue conducido por el radical Mario Fiad (presidente de Salud, la comisión de cabecera), junto al peronista Pedro Guastavino (presidente de Justicia) y el justicialista Dalmacio Mera (presidente de Asuntos Constitucionales), quienes determinaron un cronograma de trabajo que contempla reuniones informativas los martes a las 14 hs y los miércoles a las 10 hs. El primero de estos siete encuentros será el martes próximo.

Si bien Mauricio Macri se jacta de ser quien “habilitó” el debate, los principales referentes buscaron en principio dilatar su tratamiento, y ahora, proponiendo proyectos alternativos y cambios.

Los conductores del plenario presentaron además una lista de sesenta oradores, con la posibilidad de que los senadores sumen más expositores para hablar de la temática con un máximo de siete minutos. En la Cámara Baja se tomó el mismo tiempo para más de setecientos oradores, algunos de los cuales pasarán ahora por la Cámara Alta, como es el caso del ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, y el extitular de esa cartera, Ginés González García, quienes concurrirán el martes 24. También hablarán a favor la investigadora y directora del CONICET Dora Barrancos, el referente de la Fundación Huésped Pedro Cahn y representantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, así como también de Amnistía Internacional, entre otros

Por su parte, en contra hablarán el exconvencional constituyente y exsenador Eduardo Menem, la abogada María Angélica Gelli y el constitucionalista Alberto Bianchi, referentes de organizaciones antiderechos y religiosas, entre otros.

El debate en Senadores está cruzado por la intención del oficialismo de truncar su aprobación. Si bien Mauricio Macri se jacta de ser quien “habilitó” el debate, los principales referentes buscaron en principio dilatar su tratamiento, y ahora, proponiendo proyectos alternativos y cambios, buscan que no sea aprobado o vuelva a Diputados.

Dos de estos proyectos pertenecer a Federico Pinedo, quien plantea por un lado la reducción de penas y, por el otro, una serie de apoyos y recursos para las mujeres con el objetivo “de salvaguardar la integridad tanto de la mujer embarazada como del niño por nacer y velar por el interés superior del niño”. La otra iniciativa presentada ante estas tres comisiones es del neuquino Guillermo Pereyra, quien propone una “ley de protección de la mujer con embarazo no deseado”, enfocándose en “desburocratizar” los procesos de adopción en nuestro país, desde el propio embarazo.

“Vamos a debatir sobre la media sanción que ha dado Diputados. Después hay algunas iniciativas que se tendrán a la vista, pero la cabecera es la media sanción”, sostuvo el justicialista Miguel Ángel Pichetto en el plenario. Mientras, la senadora del PRO Laura Machado, una de las que impulsa cambios en el proyecto original, también pidió que el debate se acote sólo al proyecto de la Campaña.

Miguel Ángel Pichetto: “Vamos a debatir sobre la media sanción que ha dado Diputados. Después hay algunas iniciativas que se tendrán a la vista, pero la cabecera es la media sanción”.

Un grupo de senadoras antiderechos buscó dilatar también el debate al proponer que la discusión sea trasladada a las provincias. “No buscamos dilatar el debate, sino enriquecerlo”, dijo Cristina Fiore, quien ejemplificó con experiencias similares, como la Ley de Matrimonio Igualitario, pero la iniciativa no prosperó.

Ante la reunión del día de ayer, que no fue transmitida online como sí sucedió en Diputados, queda la incertidumbre de si Fiad y compañía garantizarán el acceso a un debate que genera tanta expectativa. Desde la Campaña, que con una gran concentración copó las inmediaciones del recinto, exigieron que esto se cumpla. Por su parte, un grupo de periodistas feministas relató a través de las redes sociales que no las dejaron ingresar al Senado.