El plenario de las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales tendrá hoy su primera reunión de comisiones a las 17 hs en Salón Illia del Senado, para establecer un esquema de trabajo de cara al tratamiento del proyecto de aborto legal que tendrá obtendrá dictamen el 1° de agosto y el 8 llegaría al recinto para su votación. En el medio, Cambiemos busca embarrar la cancha e introducir modificaciones al proyecto para que vuelva a Diputados.

Las reuniones serán presididas por el radical Mario Fiad (Salud), quién votará en contra pero aseguró que esto “no afectará” la discusión, el peronista Pedro Guastavino (Justicia), que está a favor, y el justicialista Dalmacio Mera (Asuntos Constitucionales), que si bien se manifestó en contra, sostuvo que está dispuesto a escuchar argumentos, por lo que su voto aún no está definido. No hay ninguna mujer encabezando el plenario.

el sector antiderechos en el Senado que encabeza la vicepresidenta busca armar nuevas jugadas tras el fallido intento de dilatación del tratamiento.

Mientras las palabras de Michetti siguen resonando y generando repudios, el sector antiderechos en el Senado que encabeza busca armar nuevas jugadas, tras el fallido intento de dilatación del tratamiento. La presidenta de la Cámara Alta se muestra no sólo en contra del proyecto aprobado en Diputados, sino que, en sus recientes declaraciones, evidenció que tampoco reconoce las causales que hoy son legales, entre ellas la de violación. “Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con psicólogo, no sé”, sostuvo como “alternativa”. La falta de empatía y argumentos de Michetti se complementa con una propuesta de despenalización: ya no una legalización como lo previsto por la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

La propuesta de una “despenalización más moderna” ya había sido esbozada por el sector antiderechos, en el que también se destaca la presencia de los oficialistas Silvia Elías de Pérez, Esteban Bullrich y Federico Pinedo. Justamente, además del proyecto que obtuvo media sanción en Diputados, ingresa el presentado por el “exvicepresidente” Pinedo, quien propone modificar el artículo 88 del Código Penal “respecto de los atenuantes para los casos de aborto”. 

Dicho artículo hoy establece que “será reprimida con prisión de 1 a 4 años, la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare. La tentativa de la mujer no es punible”. A este artículo, Pinedo le agrega: “El Juez podrá reducir la pena a la mujer al mínimo legal en atención a su edad, su educación, la calidad de los motivos que la determinaron a actuar, especialmente la miseria o la dificultad de ganarse el sustento propio necesario y el de los suyos, y las consecuencias lesivas que hubiese sufrido como consecuencia del hecho”.

De esta forma, la alternativa de Cambiemos sigue reconociendo al aborto como un delito pero propone una “reducción de penas” a consideración de un juez y se aleja del proyecto de la Campaña.

Pinedo es autor de otra “alternativa”, junto con la senadora Miriam Bojadjian, otra férrea opositora a la legalización. Titulada “El Estado se hace cargo y te acompaña”, la propuesta establece una serie de políticas y recursos con el fin “de salvaguardar la integridad tanto de la mujer embarazada como del niño por nacer y velar por el interés superior del niño”.

El otro proyecto que ingresa a estas tres comisiones es el presentado por el neuquino Guillermo Pereyra, quien propone una “ley de protección de la mujer con embarazo no deseado”, enfocándose en “desburocratizar” los procesos de adopción en nuestro país, desde el propio embarazo.

Estas tres alternativas son las que llegan al plenario de comisiones, pero otros senadores buscan introducir cambios en el proyecto original. Tal es el caso de los cordobeses Laura Rodríguez Machado (PRO), Ernesto Martínez (UCR) y Carlos Caserio (PJ), que, si bien se muestran a favor de la legalización, buscan un “término medio”. En recientes declaraciones televisivas, la senadora oficialista manifestó que la idea es cambiar de catorce semanas previstas en el proyecto de la Campaña a “12 o 10”, mientras que planteó la posibilidad de que haya una objeción de conciencia institucional, algo prohibido y penado en el proyecto original. Otro de los aspectos que busca introducir es que en el Presupuesto Nacional se incluya una partida destinada a las IVE.

Cualquiera de estos cambios, o la posibilidad de que alguno de los proyectos “alternativos” prospere, retrotraería el proyecto a Diputados, complicando su sanción. Desde el oficialismo aseguran que el proyecto volverá a la Cámara Baja. Para Pinedo, “habría una mayoría de senadores que piensa que la sanción de Diputados es difícil que quede como está, porque tiene un par de temas que para muchísimos, más allá de las posiciones pro aborto o contra el aborto, les parece que está mal”.

Cualquiera de estos cambios, o la posibilidad de que alguno de los proyectos “alternativos” prospere, retrotraería el proyecto a Diputados, complicando su sanción.

Mientras tanto, desde la Campaña han expresado su rechazo a los cambios y a las dilaciones, al tiempo que apuestan a que el proyecto sea aprobado tal cual salió de Diputados. Para ello se valen de la fuerza en las calles, que convoca para hoy a un nuevo “Martes Verde” (acompañado por el habitual “tuitazo”) en las inmediaciones del Senado, y del apoyo de un grupo de senadores que ya han dado el visto bueno al proyecto.

Para que el proyecto sea ley, además de sortear las trabas puestas por Cambiemos, deberá conseguir una mayoría simple. Por lo pronto, cuenta con las adhesiones de 26 senadores, mientras que son 31 los que han mostrado su postura negativa, según un relevamiento de Economía Feminista que recoge las opiniones expresadas por los legisladores. Son 15 en tanto los que no confirmaron su opinión. El 8 serán claves para lograr tal mayoría.