De la mano del edil del Frente para la Victoria Gastón Crespo, integrante de la Comisión de Cultura, las diferentes redes y espacios que nuclean a los centros culturales, ante la falta de respuestas del Ejecutivo, presentaron en el Concejo Deliberante de La Plata un pedido de prórroga de las habilitaciones provisorias con las que cuentan, iniciativa que fue aprobada por el cuerpo legislativo local.

Según informaron desde la Red de Espacios Culturales Nacionales y Populares, sólo hay cuatro centros culturales que cuentan con la habilitaciones definitivas, mientras que el resto, alrededor de cien, tienen habilitaciones provisorias que se vencen este 2 de agosto. La extensión aprobada el día de ayer extiende el plazo a un año, tiempo que tienen estos espacios para regularizar su situación. Sin embargo, según advierten, muchos de ellos han presentado todos los papeles correspondientes y es el Municipio el que no avanza.

sólo hay cuatro centros culturales que cuentan con la habilitaciones definitivas, mientras que alrededor de cien tienen habilitaciones provisorias. El municipio no da respuestas.

“Se pidió la prórroga para que este tramiterío pueda seguir adelante un año más, porque así como es verdad que en algunos casos hay centros culturales que vienen atrasados con algunas presentaciones, en la gran mayoría de los casos es la Municipalidad la que viene adeudando ciertos compromisos”, explicó Gastón Castagneto en diálogo con Contexto.

Según detallaron desde la Red de Centros Culturales y Populares, dentro de los compromisos estaba una serie de subsidios, la entrega de matafuegos y la revisión de un gestor, pero nada se cumplió. “Estuvimos un año metiéndole a nuestros centros culturales y del municipio nos tiraron para atrás”, dijo a Contexto Alicia Vena, de la Casa Popular Hugo Bacci, desde donde destacaron que todos estos compromisos son fundamentales para conseguir la habilitación definitiva.

Cabe destacar que la ordenanza impulsada por la exconcejala Florencia Saintout diferencia a los centros culturales de los comercios y rescata el aporte cultural que hacen en la ciudad, al tiempo que los pone bajo la órbita de la Secretaría de Cultura. Justamente, otro de los “compromisos” del Municipio es notificar a Control Urbano de su existencia. Sin el Ejecutivo haciéndose cargo de lo previsto, los espacios culturales están en constante riesgo de clausura.

“Entendemos que la cultura es un derecho humano, y como es un derecho humano que está dentro de la Constitución Nacional le exigimos al Municipio que por favor se ponga las pilas”, sostuvo Vena, quien destacó que “faltan políticas de fomento” y, “si fuera por el Municipio, que la cultura se clausure”.

Para Castagneto, a pesar de que la normativa se sancionó hace años, aún no se efectivizó como corresponde por parte del Municipio, mientras que lo que se consiguió fue por la lucha de las redes. “De mínima, lo que tienen que hacer es informar a Control Urbano que esta normativa está aprobada, y no lo hacen”, destacó. “Hoy no hay ninguna política de fomento para los centros culturales. Por eso, además de meter la programa, sacamos un repudio a las clausuras. No sólo no se aprueban las habilitaciones, sino que, mientras tanto, Control Urbano viene con su postura bravucona a querer llevarse puestas ordenanzas aprobadas en el marco de la democracia”, agregó el concejal del FpV.

Castagneto: “No sólo no se aprueban las habilitaciones, sino que, mientras tanto, Control Urbano viene con su postura bravucona a querer llevarse puestas ordenanzas aprobadas en el marco de la democracia”.

A pesar de la prórroga conseguida el día de ayer, las diferentes redes siguen luchando para que la normativa se aplique y no pasar otro año estancados, por lo que en la concreción del día de ayer llevaron una serie de reclamos: que se tramiten a la brevedad subsidios para los servicios de luz, agua y gas en los espacios culturales, la compra de matafuegos para garantizar la seguridad en los espacios y el cese de clausuras por parte de Control Urbano.