Por Pablo Pellegrino

Con la consigna “La represión es el límite”, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) anunció un paro nacional docente con movilización al Ministerio de Educación de la Nación en solidaridad con los trabajadores de la educación de Chubut y Corrientes que fueron reprimidos por fuerzas de seguridad provinciales en el marco de la negociación paritaria, en el primer caso, y del paro general del lunes, en el segundo.

“La represión es nuestro límite. Si tocan a uno nos tocan a todos. Paro nacional para decir NO a la represión y NO a la violencia”, dijo la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, durante una conferencia de prensa que brindó junto con el secretario general adjunto, Roberto Baradel, y el secretario gremial Eduardo López. Los dirigentes manifestaron la necesidad de resolver los conflictos provinciales y reclamaron la “vigencia de la paritaria nacional docente” que no se aplica desde 2017.

En diálogo con Contexto, el titular de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH), Santiago Goodman, relató lo sucedido el martes durante la mesa de negociación paritaria en la que recibieron una “nueva oferta insuficiente”.

“Teníamos convocada una paritaria para las 12 del mediodía y acudimos con miles de maestros y profesores de la provincia que se movilizaron en Rawson. Cumplíamos cien días de la Carpa de la Dignidad instalada en la esquina de la Casa de Gobierno y hoy cumplimos un mes de toma total y pacífica del Ministerio de Educación”, afirmó el dirigente, y agregó que alrededor de las 18 hs comenzó la violenta represión de la Infantería provincial.

“¿Cuál fue la génesis de la represión? ¿Por qué a estos tipos se les ocurrió apalear a los compañeros y tirar gran cantidad de balas de goma y gas lacrimógeno a los compañeros? Habían prendido algunas gomas y palets en un momento en el que hacía 4 grados afuera, era para calefaccionarse en la tarde-noche de la negociación sin cantarnos de frío”, manifestó.

Según Goodman, los efectivos acudieron al lugar para apagar las fogatas y “sin ningún cruce de palabras ni ningún tipo de entendimiento los corrieron con balas de goma, palazos y gases lacrimógenos”.

El miércoles –un día después del violento desalojo en el que, según relataron quienes participaron de la negociación, hubo funcionarios del propio gobierno que repudiaron la represión– el ministro de Gobierno, Federico Massoni, habló con la prensa y dijo que las fuerzas de seguridad intervinieron porque “tenían completamente sitiada la Casa de Gobierno”. El funcionario afirmó que el objetivo era liberar una de las salidas de la gobernación y consideró que desde los distintos gremios que conforman la Mesa de Unidad Sindical de Chubut hay “una búsqueda de conflictos”.

“Luego de que la Infantería se retiró y que garantizamos la presencia de un fiscal y los defensores públicos, continuamos la negociación y hay una propuesta del gobierno que por ahora es insuficiente, por lo que pasamos a un cuarto intermedio para el jueves a las 13:30 hs”, recordó el secretario general de ATECH.

El dirigente también explicó que la primera propuesta que el gobierno le hizo a los docentes fue de 750 pesos a partir de julio y un plus de 250 pesos en septiembre. En la tarde del martes, la oferta fue mejorada pero todavía insuficiente. “La nueva propuesta es de mil pesos al básico testigo, no al bolsillo, más una cláusula gatillo trimestral de julio, agosto y septiembre, y octubre, noviembre y diciembre. Lo que estamos planteando es que esos mil pesos representan el 12% de nuestro salario básico, que aún es insuficiente porque tenemos congelado el salario al mes de junio de 2017”, destacó Goodman.

“Ni hablar de la cuestión de infraestructura: si hoy nosotros tuviéramos que volver a las escuelas, hay treinta edificios escolares de los quinientos que hay en toda la provincia que no pueden volver a trabajar porque les han quitado la conexión de gas, de electricidad o no funcionan las calderas y no ha habido ningún tipo de reparación o inversión del Estado para revertir esta situación”, añadió el gremialista, y sumó otro foco de conflicto: los comedores escolares. “Las partidas escolares por comedor pagan cinco pesos por chico diariamente para la copa de leche y quince pesos para el almuerzo o cena; magia hay que hacer para darle de comer a nuestros pibes”, expresó.

El conflicto laboral es generalizado en la provincia patagónica que desde octubre del año pasado es foco de protestas y reclamos por la falta de paritarias libres, el pago escalonado de sueldos con casos de trabajadores que cobran a fin de mes, el mal funcionamiento y escasas prestaciones de la obra social SEROS, asignaciones familiares que no se modifican desde hace dos años, entre otros.

“A partir de la represión en Corrientes el día lunes y lo que ha sucedido ayer aquí en Chubut, la decisión de la Ctera es directamente convocar a paro, y nosotros nos vamos a movilizar para visualizar una cuestión que está clara: el Estado nacional es corresponsable con el Estado provincial de llevar adelante la educación en cada uno de los distritos escolares”, concluyó Goodman.