Los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) realizaron ayer una conferencia de prensa junto a legisladores opositores del kirchnerismo, la izquierda y el massismo para exigir el tratamiento de la ley que declare la emergencia laboral en el organismo y la reincorporación de los despedidos.

El proyecto del diputado kirchnerista Roberto Salvarezza se encuentra trabado en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados que preside el macrista Luciano Laspina, a quien ayer estuvieron dirigidas las críticas por “cajonearlo” desde hace cuatro meses.

“Estamos en pésimas condiciones laborales, sobre todo por la persecución gremial que estamos recibiendo. No nos pagan el sueldo y nos viven presionando. Y hoy tenemos un acampe de trabajadores que fueron despedidos”, dijo a Contexto Sebastián Baldomir, secretario adjunto de ATE-INTI.

Sebastián Baldomir (secretario adjunto de ATE-INTI): “Estamos en pésimas condiciones laborales, sobre todo por la persecución gremial que estamos recibiendo. No nos pagan el sueldo y nos viven presionando”.

El proyecto de Salvarezza plantea retrotraer la planta de trabajadores al 1° de enero de 2018, reincorporando a los despedidos, declarar la emergencia laboral y prohibir durante los próximos veinticuatro meses que rige la protección del empleo por emergencia laboral los despidos y suspensiones “independientemente de la condición contractual” de cada trabajador.

El apoyo de los legisladores a los trabajadores se da en el marco del recorte que impulsó el macrismo en el organismo, que depende del Ministerio de Producción que ahora encabeza Dante Sica. En enero, la gestión del INTI de Javier Ibáñez echó a 258 trabajadores y luego hubo siete despidos más en mayo. Los trabajadores han hecho reiterados acampes y las autoridades respondieron con amenazas, presencia policial y de agentes de seguridad privada.

El INTI es un ente autárquico que cumple un rol clave para la industria, para fomentar su desarrollo y el de las pequeñas y medianas empresas, sectores castigados por la política económica del gobierno. “El INTI está trabajando al 30% de sus posibilidades y las autoridades no dan el brazo a torcer, no abren un canal de diálogo”, afirmó Baldomir.

Los recortes del INTI también se replicaron en organismos del área de la ciencia y la tecnología: Senasa, INTA y CONICET. Los trabajadores del INTI sostienen que la merma en los controles de alimentos y otros productos y el cambio en la orientación técnica del organismo con menores tareas responden a la política de “vaciamiento” del sistema productivo nacional para “abrirle el camino al sector privado”.

En la conferencia de ayer, la diputada del FpV-PJ Mónica Macha afirmó: “Denunciamos junto a los trabajadores las amenazas y los aprietes que sufren a diario por luchar por sus puestos de trabajo”. Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, pidió “la reincorporación de los despedidos y el tratamiento en el Congreso del proyecto que declara la emergencia laboral en el organismo”.

Por su parte, el autor del proyecto de ley, Roberto Salvarezza, señaló: “Estamos acompañando la lucha de los trabajadores del INTI que reclaman por un proyecto que está cajoneado por el diputado Laspina”. Y agregó: “Nos cierran el Congreso porque quieren impedir que se declare la emergencia laboral en el organismo. Es una vergüenza para la democracia”.

Durante la conferencia de prensa, los trabajadores estuvieron acompañados por los diputados Roberto Salvarezza, Daniel Filmus, Mónica Macha, Laura Alonso, Gabriela Cerruti, Vanesa Siley, Gabriela Estévez, Juan Huss, Hugo Yasky, Lucila Massin y Julio Solanas (FpV-PJ); Felipe Solá y Daniel Arroyo (Frente Renovador); Romina del Plá y Nicolás del Caño (FIT); Leonardo Grosso y Silvia Hornes (Peronismo para la Victoria).