El domingo 1° de julio México elegirá a su nuevo presidente, y todas las encuestas indican que el candidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, será el triunfador. La violencia que costó la vida de decenas de candidatos ha teñido de sangre la campaña electoral, y el anuncio del gobierno de que no dará a conocer los resultados hasta el día lunes generó un manto de sospecha. Una vez más, el fantasma del fraude sobrevuela las elecciones mexicanas.

Contexto dialogó con el filósofo mexicano Fernando Buen Abad sobre las elecciones en el país azteca, la violencia del crimen organizado, la corrupción institucionalizada y el rol de los medios hegemónicos de comunicación. El especialista analizó los principales problemas que deberá enfrentar el líder de MORENA si es elegido presidente.

– A menos de una semana de las elecciones presidenciales, todas las encuestas indican que el nuevo presidente será López Obrador. ¿Será su triunfo tan contundente?

– En esta tercera oportunidad, López Obrador vuelve a tener todas las preferencias de su lado. En esta ocasión con mayor claridad, porque hace ya meses que todas las encuestas (tanto de la derecha como de la izquierda) coinciden en que se encuentra entre dieciocho y veinte puntos por encima del segundo. Incluso hasta un sector importante del empresariado mexicano y de la prensa norteamericana coinciden en que va a ganar.

– El poder tradicional ¿se quedará cruzado de brazos?

– Habrá que ver el calibre del fraude que quiere organizar Peña Nieto. Todavía no se sabe si van a estar dispuestos a reconocer la derrota o van a dilatar la entrega de datos. Ya el Consejo Electoral ha dicho que no va a dar resultados preliminares en la noche del domingo y que habrá que esperar hasta el lunes. Eso hace mucho ruido.

“Habrá que ver el calibre del fraude que quiere organizar Peña Nieto. Todavía no se sabe si van a estar dispuestos a reconocer la derrota o van a dilatar la entrega de datos”

Ya se han detectado movimientos de compra y venta de votos, también se hallaron boletas electorales prefabricadas. En México tenemos una historia de fraude que ya tiene cien años. Pero en esta ocasión hay una diferencia cualitativa que tiene que ver con todos los frentes que se han declarado a favor de López Obrador.

– La campaña estuvo teñida por la violencia. Se habla de más de cien candidatos asesinados.

– Hoy México es un país hundido en la violencia, el narcotráfico y la corrupción. Por eso la primera bandera que López Obrador ha planteado es la de la batalla contra la corrupción más fuerte, que es la que viene desde arriba, que comienza con el presidente del país y con todos sus ministros y secretarios. La lucha contra la corrupción implica también construir una nueva ingeniería de la lucha contra el narcotráfico, porque el líder de MORENA ha advertido que el modelo de lucha contra el crimen organizado que predomina hoy es otro negocio que nunca ha respondido a los intereses del país, sino que ha sido parte de una lucha interna entre mafias.

Habrá que ver cuánto van a pesar en el momento del voto las amenazas a los ciudadanos y, por supuesto, la cantidad de muertes de candidatos que ha habido y las amenazas de rencillas en las horas posteriores si se concreta el triunfo, en diversas regiones, de los candidatos de MORENA. En algunos estados no se sabe cuánta sangre puede correr si no ganan los candidatos predilectos de los narcotraficantes. Por eso es necesario garantizar el acompañamiento a los candidatos que ganen y las nuevas fuerzas políticas.

“Habrá que ver cuánto van a pesar en el momento del voto las amenazas a los ciudadanos y, por supuesto, la cantidad de muertes de candidatos que ha habido”

– ¿También habrá cambios en política exterior?

– López Obrador deberá reorganizar todo el aparato diplomático mexicano, que ha venido sufriendo derrotas y atropellos de todo tipo. Será necesario reorganizar todas las prioridades. Entre ellas están, sin dudas, la cantidad inmensa de mexicanos que viven en Estados Unidos, el problema del muro y el desastre humanitario que están haciendo con el encarcelamiento de niños.

– ¿Y a nivel interno?  

– El líder de MORENA sabe que es necesario recuperar la capacidad de consumo de la gente, la autosuficiencia alimentaria, y generar la soberanía energética. También anunció que se van a revisar todas las privatizaciones que se hicieron. Será fundamental la capacidad comunicacional que pueda tener López Obrador para señalar los problemas que vayan encontrando y las soluciones que haya que aplicar para poder ejecutar el plan de gobierno, el Proyecto de Regeneración Nacional. Seguramente, la mayoría de las medidas serán atacadas por los medios hegemónicos de comunicación. Por eso será necesario generar espacios de múltiples voces alternativas que puedan compensar ese mensaje.