Durante buena parte del día, #AbortoEnSenadoYa se convirtió en tendencia en las redes sociales, de cara a la primera reunión que se dio entre integrantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito en el Anexo de la Cámara de Senadores del Congreso para que el proyecto se trate prontamente en el recinto. A través de sus asesores, mostraron su apoyo catorce legisladores de todos los bloques, entre ellos Miguel Ángel Pichetto y Pedro Guastavino (Partido Justicialista), Humberto Schiavoni y Luis Naidenoff (Cambiemos), Marcelo Fuentes y Silvina García Larraburu (Frente para la Victoria).

En el encuentro, si bien no se fijó una fecha de votación, se agendó una conferencia de prensa para el martes que viene a las 12 hs, donde se espera dar a conocer una fecha estimativa de la votación, algo que los senadores detractores del proyecto buscan dilatar. Tal es así que, ayer, la vicepresidenta de la nación, Gabriela Michetti, giró el proyecto a comisiones, lo que alargará mucho más de lo esperado la llegada al recinto. Desde la Campaña esperaban que la primera semana de julio se discutiera, sin embargo, Michetti cambió el juego.

Además de Michetti y Esteban Bullrich, el cuarteto antiderechos lo componen los oficialistas Federico Pinedo y Silvia Elías de Pérez, quienes ven clave que se trate en comisiones si se tiene en cuenta los planes que evalúan. Por un lado, especular con el propio poroteo en cada comisión de cara a los dictámenes. Por el otro, serias modificaciones al proyecto. La propuesta que pergeñan es la de “una despenalización más moderna”, lo que se traduce en una reducción de penas a aquellas mujeres y personas gestantes que practiquen un aborto y aquellos que lo realicen. Esta modificación, para nada inocente, se aleja del eje de la legalización, que no sólo implica la quita de penas, sino también garantiza un derecho.

Estos cambios que buscan impulsar los senadores antiderechos, además de cambiar el espíritu de la normativa podrían hacer que el proyecto vuelva a Diputados. Desde la Campaña rechazaron rotundamente estas iniciativas en la reunión del día de ayer. “Se pidió no dilaciones, que se defina una fecha lo más próxima posible y que no haya modificaciones al dictamen de diputados”, explicó a Contexto Celeste Macdugall, referente de la Campaña, minutos antes de que se difundieran las ordenes de Michetti.

“Se pidió no dilaciones, que se defina una fecha lo más próxima posible y que no haya modificaciones al dictamen de diputados”.

“Desde el movimiento tenemos la necesidad de que a esto se le ponga una fecha de sesión que no pase del mes de julio: que sea la primera semana. Creemos que los dos meses de tratamiento que tuvo en diputados, con más de setecientos expositores de todo el país con todas las posiciones, hace que no sea necesario tanto en Senado. Creemos que con unas pocas exposiciones de acuerdo con los puntos más álgidos alcanzarían. Estamos pidiendo que planteen un cronograma”, detalló Julia Martino, integrante de la Comisión Parlamentaria de la Campaña.

Durante la reunión, también participaron diferentes organismos de derechos humanos como Amnistía Internacional y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y diputadas nacionales como Araceli Ferreira (Peronismo para la Victoria), Romina del Pla (Frente de Izquierda) y Silvia Lospennato (PRO-Cambiemos), quienes contaron la experiencia en la Cámara Baja buscando senadores y sobre todo senadoras aliadas para trasladarla a la Cámara Alta. En sus relatos destacaron la importancia de que el proyecto sea tratado en un plenario de comisiones y no en cada una en particular.

Pichetto salió a criticar fuertemente la decisión de Michetti. Para el legislador rionegrino es “innecesario” que el tratamiento pase por las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto y Hacienda. Cabe recordar que estas no formaron parte de los plenarios en Diputados. “Este giro obedece a una posición personal de la vicepresidenta, con la finalidad de prolongar el debate indefinidamente”, sostuvo el presidente del bloque justicialista, desde donde se había pedido un tratamiento rápido del proyecto.

“No queremos más dilaciones. Lo exigimos tras trece años de lucha en la que logramos la despenalización social y el acompañamiento de la sociedad que se expresó con un millón de personas en las calles los pasados 13 y 14 de junio. Por eso consideramos esta maniobra como antidemocrática. Cada día que pasa el Estado argentino sigue condenando a las mujeres a ser penalizadas y a llegar a la práctica del aborto de manera clandestina, poniendo en riesgo su vida y su salud”, sostuvieron en comunicado desde la Campaña.

“La iniciativa legislativa que reconoce el aborto como derecho es una temática y competencia de Salud y de Justicia. Por eso la decisión de la vicepresidenta de la nación y presidenta de la Cámara de Senadores, Gabriela Michetti, constituye una maniobra dilatoria y excesiva. Seguiremos luchando en el Congreso, en las calles y en las redes hasta que el aborto sea ley”, agregaron.

Desde la Campaña, atentas a la importancia que tuvo la presión social y la movilización popular para lograr la media sanción en Diputados, convocan este martes a un pañuelazo federal a las 18 hs en todo el país, a fin de exigir una fecha definitiva y lograr que el proyecto sea ley.