Las reiteradas razzias desplegadas por el intendente platense Julio Garro hacia vendedores ambulantes y manteros de la zona céntrica de la ciudad volvieron a ser noticia tras el violento operativo que desembocó en la detención de Khadim Bamba Leye, vendedor senagalés de veintiocho años apresado tras intentar impedir que su mercadería fuera decomisada. Tras pasar una noche en la Comisaría 1ª, Leye fue liberado en las últimas horas de ayer, pero la comunidad de trabajadores migrantes demanda que se termine con este hostigamiento discriminatorio.

“Me pegaron, me robaron plata, me agarraron del cuello y me tiraron al piso. Me robaron las llaves de la moto y nunca quisieron escuchar nada de lo que yo tenía para decir”, fueron las pocas palabras que pudo brindar Leye durante la mañana de ayer al ser trasladado de la seccional a la Defensoría 8 de la fiscalía de 7 y 56. Allí fue citado a declarar junto a otro detenido –apresado por intentar defender al trabajador migrante– en una causa que incluye las figuras de “resistencia a la autoridad” y “disturbios en la vía pública”.

Khadim Bamba Leye: “Nosotros venimos de lejos a trabajar. Nosotros vamos a seguir trabajando ahí. Ellos inventan causas que son todas mentiras”.

“Algunos policías declararon que él hizo desmanes, que rompió un auto. Nada de eso pasó. Hay varios videos circulando donde se ve cómo le pegan y se lo llevan. A él ya lo tenía visto la policía, ya que siempre filmaba los operativos. Bamba no soporta lo que está pasando con los senegaleses tanto acá como en la Capital Federal”, dijo a Contexto Noelia, pareja de Leye y madre de sus hijos.

En tanto, la abogada vinculada con los asuntos de los comerciantes senegalenses, Carolina Vilchez, había aseverado que “su situación migratoria es compleja” y que “en el caso de los senegaleses, es un colectivo que atraviesa una barrera cultural muy fuerte que es el idioma”. En este sentido, consideró que, “cuando se los detiene, ellos ni siquiera pueden comprender por qué se los está deteniendo”. Tras ser liberado, Khadim Bamba Leye habló con Contexto y expresó: “Nosotros venimos de lejos a trabajar. Nosotros vamos a seguir trabajando ahí. Ellos inventan causas que son todas mentiras, que nosotros rompimos un móvil. Hay videos y testigos que vieron lo que pasó y que a mí me golpearon y me agarraron del cuello”.

El vendedor senegalés además remarcó que un efectivo policial le quitó 2 mil pesos del bolsillo, que no recuperó más.

Bamba Leye fue detenido en el marco de un operativo desplegado el lunes en calle 7, donde decomisaron mercadería y desalojaron a los vendedores ambulantes. Leye se encontraba llevando a sus hijos al colegio cuando un llamado de un colega vendedor le advirtió que “estaban secuestrando la mercadería”. “Ellos me avisan a mí porque saben que yo puedo entender y hablar con la policía, que yo defiendo nuestro trabajo”, aseguró.

A pesar de existir videos donde se registra la nutrida cantidad de policías que lo abordaron, los medios locales pusieron el foco en el “antagonismo franco a la hora de lidiar con el municipio” y la “resistencia beligerante” de los manteros, tal como definió El Día.

noelia (pareja de Leye): “La policía va directo a golpear, a romper las cosas y llevárselas. No van a decir ‘chicos, levántense que deben retirarse’”.

“La policía va directo a golpear, a romper las cosas y llevárselas. No van a decir ‘chicos, levántense que deben retirarse’. Los trabajadores senegalenses a veces reaccionan porque no quieren que se lleven sus cosas así nomás, es lo que ellos tienen para trabajar”, agregó Noelia, quien expresó que Leye “sufrió maltratos” luego de ser detenido.

Cabe destacar que en el marco del Día de los Refugiados (20 de junio), Amnistía Internacional Argentina emitió un comunicado de profunda preocupación por la escalada de violencia provocada por las Fuerzas de Seguridad hacia el colectivo de migrantes senegaleses desde 2016, tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en La Plata, y en localidades del Conurbano bonaerense sur.