En una reciente entrevista con el diario oficialista La Nación, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, volvió a insistir con la intención del gobierno de modificar las funciones de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) para involucrarlas en tareas de seguridad interior, lo que está prohibido por ley.

Aguad afirmó que el gobierno derogará el decreto firmado por Néstor Kirchner en 2006 que limita el accionar de la FF.AA. a la defensa del territorio nacional frente a una agresión de otro Estado.

“Todo indica que intentarán una violenta vulneración del orden constitucional para hacer participar a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior. Nadie le cree al Gobierno cuando dice que es para combatir al narcotráfico y al terrorismo”

Aguad afirmó que el decreto “todavía está vigente, pero por poco tiempo”, y aseguró que “hay nuevos desafíos que están muy ligados a la seguridad interior, como en la frontera norte. Las FF.AA. van a colaborar con las fuerzas de seguridad, fundamentalmente haciendo logística, con vigilancia estratégica, en la lucha contra el narcotráfico”.

El ministro sostuvo que “hoy los enemigos pueden ser organizaciones distintas, militares o no”, y luego anunció: “En breve vamos a dar a conocer la reconversión de las FF.AA.”.

En diálogo con Contexto, Guillermo Carmona, diputado nacional del Frente para la Victoria (FpV), señaló que “aunque dejen sin efecto el decreto de Néstor Kirchner, quedan vigentes la Ley de Defensa Nacional y la Ley de Seguridad Interior que prohíben que las Fuerzas Armadas intervengan en tareas de Seguridad Interior”.

“Todo indica que intentarán una violenta vulneración del orden constitucional para hacer participar a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior. Nadie le cree al gobierno cuando dice que es para combatir al narcotráfico y al terrorismo. Está claro que quiere usar a las Fuerzas Armadas para reprimir la protesta social. Basta con ver la nota publicada recientemente en Clarín, donde dice que el gobierno, previendo un incremento de la protesta social, busca apurar la intervención de las Fuerzas Armadas”, sostuvo el diputado.

Luego, aseguró: “Desde el Frente para la Victoria estamos en contra de la finalidad oficialmente anunciada de involucrar a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior para la ‘lucha contra el narcotráfico o contra el supuesto terrorismo’, porque es la excusa para involucrarlas en la criminalización y represión de la protesta social”.

El diputado señaló que “hay tres hitos concretos que muestran esta postura del gobierno. El primero, el decreto de Emergencia en Seguridad que implicó una primera habilitación para que se involucre a las Fuerzas Armadas. Lo más grave en ese decreto es que permite el derribo de aviones con la participación de la Fuerza Aérea Argentina. El segundo, la modificación del decreto de Raúl Alfonsín que restringía la autonomía de los mandos militares en el manejo de las Fuerzas Armadas. En tercer lugar, estas iniciativas que vienen anunciando para ir midiendo la reacción de la sociedad. Pero recientemente, con respecto a este tema, ha habido un categórico rechazo de un conjunto de la sociedad civil”.

“Esta política del Gobierno es un intento de restauración de la Doctrina de Seguridad Nacional impulsada por Estados Unidos en toda la región. El bloque del Frente para la Victoria-PJ ha denunciado esto”

“Esta política del gobierno es un intento de restauración de la Doctrina de Seguridad Nacional impulsada por Estados Unidos en toda la región. El bloque del Frente para la Victoria-PJ ha denunciado esto y la intención de construir un enemigo interno, como ya lo han intentado en varias oportunidades con los mapuches y con algunas organizaciones sociales”, afirmó.

Carmona explicó que “no es casual que el mismo gobierno que propone que se involucren las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior sea el que busca romper la UNASUR, espacio en el cual, a través del Consejo Sudamericano de Defensa, se habían logrado avances en la articulación de las Fuerzas Armadas en una estrategia común de defensa que apuntaba a la protección de los recursos naturales de toda la región”.

“Sin lugar a dudas, estamos ante un nuevo capítulo de esa triste historia del intento de instauración de la Doctrina de Seguridad Interior en la región”, concluyó el diputado.