Iván Duque, del partido Centro Democrático, fue elegido como nuevo presidente de Colombia. El uribista se impuso en la segunda vuelta electoral con el 53,9% de los votos. Por su parte, Gustavo Petro, de Colombia Humana, obtuvo el 41,8%.

A pesar de la derrota, es la primera vez que un candidato de izquierda llega a esta instancia con posibilidades de ganar y con un apoyo que representa una base sólida para consolidarse como una fuerza con posibilidades reales disputar el poder.

La participación apenas superó el 52% del electorado (2% menos que en la primera vuelta) y los votos en blanco representaron el 4,2%.

Para la izquierda, esta elección es histórica, dado que esos más de ocho millones de votos la transforman, por primera vez, en una fuerza que puede disputar el poder.

Esta elección tuvo una particularidad: quien saliera en segundo lugar ocuparía inmediatamente un lugar en el Senado. Por ese motivo, a pesar de la derrota en las presidenciales, Gustavo Petro (que obtuvo un total de 8.039.439 votos) ha logrado obtener esa bancada en el Congreso.

Para la izquierda esta elección es histórica, dado que esos más de ocho millones de votos la transforman, por primera vez, en una fuerza que puede disputar el poder.

El derechista Duque que conducirá los destinos de Colombia por los próximos cuatro años había cuestionado el Acuerdo de Paz firmado entre la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno de Juan Manuel Santos. Todo indica que su triunfo representará un retroceso en el camino hacia la paz que con tantas dificultades y tropiezos había iniciado el pueblo colombiano.

El 7 de agosto Iván Duque, de 42 años, asumirá la presidencia y gobernará Colombia durante el período 2018-2022. El tiempo dirá qué lugar le tiene reservado la historia.