La ilusión de “democracia de Internet” recibió un golpe fatídico este lunes 11, cuando la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) anunció la derogación de la reglas de neutralidad de la red.

El “acceso igualitario a los contenidos de la web” que había sido legislado durante el gobierno de Barack Obama y que exigía a los proveedores de servicios de Internet generarlo cayó por tierra ante la avanzada del presidente de la FCC, Ajit Pai.

La normativa aprobada durante el gobierno de Obama también prohibía a los proveedores cobrar de manera diferenciada según el contenido o dar preferencia a unos sitios web sobre otros.

“Estas innecesarias y dañinas regulaciones de Internet serán derogadas y el enfoque bipartidista que funcionó en el mundo en línea durante veinte años será restablecido”, había anunciado Ajit Pai.

La derogación de la normativa habilita a los proveedores a bloquear, filtrar, lentificar o cobrar de manera diferenciada y dar un trato preferencial a algunos contendidos, usuarios y sitios. Los senadores demócratas criticaron la decisión y aseguraron que abre la puerta a la censura.

Ya Edward Snowden había demostrado que la supuesta privacidad en Internet y la libertad eran una farsa. Expuso con claridad cómo la web, y en especial las redes sociales, más que brindar información a los usuarios se encargaban de recolectar datos sobre ellos.

Los últimos grandes mitos sobre la supuesta “democracia” y la “igual de acceso a los contenidos” ahora han sido derribados por el gobierno de Donald Trump en favor de las grandes empresas y el poder de los proveedores.