Tras una reunión gremial ayer al mediodía en la sede de Suteba de La Plata, los docentes bonaerenses resolvieron realizar un paro de 48 horas y una “jornada provincial de protesta” en reclamo a la gobernadora Vidal por su “política de ajuste en educación” y por llamado a paritarias para recomponer salarios y tratar los temas de la agenda educativa.

El viernes 15 habrá paro del Frente de Unidad Docente (Suteba, FEB, Udocba, SADOP y AMET), mientras que el jueves 14 los gremios con mayor convocatoria (Suteba, FEB y Udocba) se plegarán al paro nacional que llevarán a cabo las dos CTA. A su vez, el martes 15 habrá una “jornada provincial de lucha”.

Los gremios cuestionan que el gobierno no convoca a una reunión paritaria desde hace cincuenta días, lapso en el que hubo un fuerte proceso inflacionario, corrida cambiaria y tarifazo. “El salario docente está congelado desde octubre de 2017, sin embargo, la política económica ha impactado fuertemente en el poder adquisitivo con un deterioro superior al 12%”, afirmaron desde el FUD en un comunicado.

Con esta medida, los docentes presionan al gobierno para que llame a paritarias, donde pedirán un incremento del 27% tras la corrida cambiaria y los tarifazos. Esa cifra se condice con las proyecciones de consultoras privadas. A su vez, el conflicto se agudiza en medio de la incertidumbre por el futuro de la economía tras el acuerdo con el FMI.

Vidal concretó por decreto una serie de aumentos salariales como adelanto del acuerdo, que en total llegan al 15%. Los gremios consideran que fue de modo “inconsulto” y le exigen que la resolución del conflicto sea en la mesa paritaria.

Las propuestas salariales del gobierno fueron siempre del 15%, mientras que la última fue del 10% para el primer semestre, sin cláusula gatillo, variable que los gremios confirmaron que no van a ceder para no perder ante la inflación.