El director de Infraestructura provincial, Mateo Nicholson, cuestionado por persecución gremial, se vio obligado, ante los reclamos, a asistir ayer a las escuelas Nº 81 y 23 de La Plata para firmar un acta donde se comprometió a iniciar las obras. Las escuelas sufrieron un incendio y los alumnos asisten a clase en aulas prestadas por otras instituciones.

La situación de los colegios, que funcionan en el mismo edificio de Av. 7 y 601, se ha vuelto insostenible a raíz de las serias deficiencias edilicias que quedaron tras el incendio de octubre del año pasado y que la Dirección Provincial de Infraestructura no ha resuelto.

Paula Tardón (secretaria gremial de Suteba La Plata): “Desde la semana pasada hablan de que la licitación estaría lista, pero hay muchas desprolijidades”.

Los y las estudiantes asisten a clase en un galpón, con aulas separadas por durlock, baños químicos, falta de comedor escolar y de los servicios de gas y luz. La dirección y la preceptoría comparten una misma sala pequeña y los docentes trabajan con altos niveles de ruido por la precariedad de las instalaciones.

Frente a este panorama, la comunidad educativa de las dos escuelas y del FinES 2 que también se cursa allí, junto a gremialistas de Suteba, ATE y Udocba, han realizado reiterados reclamos a las autoridades provinciales, el último, el viernes. Esto generó que este lunes se hayan hecho presente en las escuelas el director de Infraestructura, Nicholson, el director de Obras, José González Landa, y la subsecretaria de Gestión Territorial, Florencia Castro.

Las partes firmaron un acta en la que las autoridades se comprometieron a abrir hoy los sobres de la licitación y a mitad de julio firmar el contrato para comenzar las obras, que se dividirán en dos etapas: la primera de reparación y la segunda de construcciones. También prometieron revisar el cupo de comedores para primaria y secundaria, las instalaciones eléctricas de la secundaria, y garantizar un aula para que funcione el Plan FinES en el turno nocturno.

Padres, madres, autoridades escolares y gremialistas tomaron las promesas con pinzas y esperan el inicio de las obras luego de las numerosas dilaciones de la gestión de Mateo Nicholson.

“Desde la semana pasada hablan de que la licitación estaría lista, pero hay muchas desprolijidades. Hasta acá hay sólo palabras, porque anteriormente también han firmado actas y no han hecho nada”, afirmó a Contexto Paula Tardón, secretaria gremial de Suteba local. “Y las pocas obras que se han iniciado no se terminaron y quedaron a mitad de camino; la inversión no se ve”, añadió.

La Dirección Provincial de Infraestructura de Nicholson ha recibido fuertes críticas por la falta de obras en las escuelas, y estos dos casos han sido los más resonantes.

La Dirección Provincial de Infraestructura de Nicholson ha recibido fuertes críticas por la falta de obras en las escuelas, y estos dos casos han sido los más resonantes. El FUD denunció la superpoblación que hay en las aulas de la provincia por la falta de construcciones y ampliaciones. Y mientras Vidal no convoca a paritarias para tratar salarios y otros temas educativos, este reclamo lo han llevado a Gobernación, Legislatura bonaerense, Consejos Escolares y Concejos Deliberantes de los municipios.

Caso aparte, Nicholson es cuestionado por la persecución gremial que lleva a cabo contra sindicalistas de ATE, tres de los cuales recibieron un sumario administrativo del funcionario por protestar por una serie de asuntos ligados a las precarias condiciones laborales en la DPI. Asimismo, la semana pasada circuló un audio donde le ordena a un/a subordinado/a que “invente” un presupuesto y “tire para arriba” los precios para la construcción de 79 cocinas.