Con el 7 de junio –día del Periodista– como fecha y la histórica Federación Gráfica Bonaerense –otrora sede de redacción del combativo diario de la CGT a fines de los sesenta–, se llevó adelante el “Foro por una comunicación democrática, popular y organizada”, actividad que fue la carta de presentación del colectivo Voces Libres del Pueblo, que tendrá como objetivo articular espacios periodísticos de todo el país dispuestos a dar pelea contra el discurso de los grandes medios, hoy cómplices del gobierno de Mauricio Macri.

La actividad realizada ayer contó con la participación de referentes de la talla de Víctor Hugo Morales –quien dio inicio a la jornada– y la presencia del periodista Horacio Verbitsky, que se encargó de cerrar y realizar un balance de la serie de actividades y reflexiones recogidas durante las casi seis horas del evento. Allí se desarrollaron talleres y comisiones que elaboraron planes de acción, contenido y legislación posible en materia de comunicación.

“La libertad y el derecho a la comunicación están en peligro. Frente a esta realidad que horada los principios democráticos, afecta el Estado de derecho y atenta contra la libertad de expresión, quienes asumimos que la opinión, la información y la comunicación son un derecho humano inalienable nos convocamos como Voces Libres del Pueblo”, decía parte del documento fundacional del colectivo, texto que Víctor Hugo Morales leyó durante el panel de presentación. El panel que abrió el foro estuvo a cargo de la periodista Cynthia García y el editor de la revista Contraeditorial Roberto Caballero, el creador del portal InfoSiberia Juan Martín Ramos Padilla, y el director de Agencia Paco Urondo, José Cornejo.

“Estamos llenos de cicatrices y fuimos muy castigados. Están en peligro la libertad de vivir dignamente y estamos tratando de unir de a pedacitos todo aquello que fue fragmentado. Sin embargo, estamos. Con esta reunión se cierra un capítulo del llanto y de la añoranza. Y se abre el capítulo del compromiso y de la derrota del neoliberalismo”, fueron las sentidas palabras pronunciadas por Roberto Caballero, frente a una audiencia en la que, entre periodistas, estudiantes y docentes de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, podían distinguirse figuras como Javier Romero, Carlos Barragán, Leopoldo Moreau, Luis D’Elía, Gabriela Cerrutti, Alejandro Apo, María Sucarrat, entre otros.

Roberto Caballero: “Estamos llenos de cicatrices y fuimos muy CASTIGADOS. están en peligro la libertad de vivir dignamente y estamos tratando de unir de a pedacitos todo aquello que fue fragmentado”.

La realización del foro –motorizada tanto gracias a la Facultad de Periodismo de la UNLP, como a su exdecana y actual diputada provincial de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout– fue el resultado de decenas de medios con la necesidad de encontrar un nexo en común para compartir experiencias, sistematizar información y pensar estrategias de trabajo y de llegada a múltiples sectores, no sólo frente a la avanzada de los grandes multimedios, sino también frente a la severa crisis que atraviesa la práctica periodística.

El trabajo de Tiempo Argentino, La García o El Cohete a La Luna fueron algunos de los ejemplos más aplaudidos de medios de comunicación nacidos al calor del vaciamiento de voces disidentes encabezado por el macrismo. Por otro lado, parte de las actividades se concentraron en pensar claves de futuros proyectos legislativos para velar por una comunicación democrática. Sin dudas, la experiencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fue el espíritu de algunas de las propuestas que surgieron, como fue el caso del proyecto de “expropiación de Papel Prensa” o la creación de un observatorio para sistematizar “información del ámbito judicial de la comunicación”.

“El debate abierto tras la aparición de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual desnudó el verdadero rol de los medios. Mostró la falsedad del discurso ético y neutral de los medios”, expresó el periodista de Página/12 Luis Burschtein, quien conformó el panel de cierre junto a la directora de la carrera de Comunicación Popular de la UNLP, Claudia Villamayor, el politólogo Edgardo Mocca y la exdefensora del Público Cynthia Ottaviano.

Bruschtein: “El debate abierto tras la aparición de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual desnudó el verdadero rol de los medios. Mostró la falsedad del discurso ético y neutral de los medios”.

“Es fundamental que podamos trabajar en la unión de las diferentes experiencias alternativas, como manera de seguir organizándonos y salir adelante de esa ‘antología del llanto’ de la que hemos sido parte y volver a tener gritos liberadores”, dijo Ottaviano en diálogo con Contexto.

Sin dudas, la palabra más esperada fue la del periodista Horacio Verbitsky, quien cerró la noche tras largas horas de discusión. El referente del CELS y creador del sitio El Cohete a La Luna destacó: “Sé que en nuestro gremio hay mucha bronca; por despidos, por censura, maltrato y prepotencia de los dueños de los medios. Pero hay que resistirse, que la bronca no sea el único resentimiento. Lo que hacemos sirve, es útil. Lo hacemos de manera precaria, pero construye. Y en esto seremos parte de un movimiento popular o no somos nada”.

En esta línea, Verbitsky sintetizó el espíritu de batalla que le espera a la comunicación popular, al citar una frase de la fallecida referente de derechos humanos, Carmen Lapacó: “Nuestra venganza será ser felices”.