Por Pablo Pellegrino

“Vine a pedir porque la plata no me alcanza. Los jubilados estamos a punto de tener que salir a pedir”, dijo una señora a un movilero de TV durante la segunda protesta de panaderos en la Plaza de los Dos Congresos, donde cientos de personas se juntaron para recibir una bolsa de pan entre los 10 mil kilos que fueron entregados.

A fines de abril, los productores del sector panaderil habían entregado 5 mil kilos de pan y se habían producido colas de hasta dos cuadras. Hoy duplicaron la cantidad de pan y también se duplicó la demanda. Al Centro de Industriales Panaderos del Oeste Bonaerense (CIPDO) se sumaron esta vez las federaciones panaderas de la provincia de Buenos Aires, de Rosario y la Federación Nacional.

“Nos sentimos peor que la vez anterior: desde aquel día hasta hoy la harina siguió subiendo y hoy está en ochocientos pesos”, dijo Contexto el presidente del Cipdo, Rodolfo Silva. “Cuando vos aumentás un producto pero el salario del trabajador no aumenta, automáticamente disminuye tu producción”, explicó el dirigente.

“Nos sentimos peor que la vez anterior: desde aquel día hasta hoy la harina siguió subiendo y hoy está en ochocientos pesos”

“Supuestamente este año iba a haber 15% de inflación, pero la harina nos aumentó 300% en todo el año y el pan es 90% harina”, dijo Silva, y agregó: “Llegamos a pagar diez veces más de lo que pagábamos antes en tarifas, pero yo no aumenté diez veces el valor del pan”.

Durante la última jornada de protesta que habían realizado en la plaza, a escasos metros los diputados de la oposición intentaban conseguir el quorum para discutir la rebaja en las tarifas de los servicios públicos para residentes y pymes, atando los futuros aumentos al índice de variación salarial y al índice de precios mayoristas para ambos casos. El dictamen de mayoría había llegado a aprobarse pero, luego del visto bueno del Senado, el presidente Mauricio Macri decretó el anunciado veto de la ley.

Pero más allá de las tarifas, los panaderos centran su reclamo en la materia prima vital: la harina. Por eso piden al gobierno que desacople, como sucedía durante el gobierno anterior, el precio del mercado interno respecto del internacional. “En Argentina se producen aproximadamente 18 millones de toneladas de trigo, y 6 millones lo demanda el mercado interno”, afirmó Silva, y añadió: “Queremos que acuerden un precio interno para que a la panadería le llegue una bolsa de 350 no de 800 pesos”.

“En Argentina se producen aproximadamente 18 millones de toneladas de trigo. Queremos que acuerden un precio interno para que a la panadería le llegue una bolsa de 350 pesos”

“El dirigente panaderil no se involucraba con estas protestas. Siempre habíamos tenido una dirigencia que trabajaba puertas adentro corrigiendo y atendiendo a los nuestros. Pero hoy el contexto nacional te dice que tenés que cambiar el modelo de política gremial”, manifestó el presidente del Centro de Industriales Panaderos del Oeste.

“Australia es el país que más trigo produce en el mundo y tiene un precio para el mercado interno y otro para el mercado externo”, ejemplificó.

“Hay una necesidad muy fuerte en la gente y está a la vista: hoy hicimos un pequeño parate en la plaza y volvimos a tener hasta tres cuadras de cola en pocos minutos”, dijo Silva sobre la jornada de protesta, y reconoció la importancia de haber contado con la presencia de algunos diputados que se acercaron para acompañar la manifestación y escuchar las principales problemáticas del sector.

Silva explicó por último que no sólo la materia prima fundamental aumentó: el precio del huevo, azúcar, dulces, entre otros. “Te puedo enumerar todos los productos de la panadería: hasta cuando vas a la papelera es una lágrima”, concluyó.