Este martes, los espacios que conforman el Centro Cultural Olga Vázquez de La Plata se movilizaron a la Legislatura bonaerense en reclamo de una nueva ley expropiatoria, situación por la que pelean desde 2006. En enero, la gobernadora María Eugenia Vidal vetó la prórroga de la Ley de Expropiación aprobada por unanimidad en ambas Cámaras, lo que genera la inestabilidad laboral de más de 150 trabajadores y trabajadoras de la economía popular, además de no contemplar su dimensión cultural.

Sofía Urosevich, militante de Patria Grande y una de las voceras del Olga, declaró a Contexto: “En un momento nos habían propuesto una nueva ley de dieciocho meses, que no era lo que correspondía, ya que habíamos pedido una prórroga de tres años. Pero ni siquiera esa propuesta hoy está vigente. Así que lo que necesitamos es renovar el diálogo y de alguna manera darle marco legal a las actividades que llevamos adelante”.

Sofía Urosevich (Olga Vázquez): “lo que debería pasar de mínima es que la ley que se voto el año pasado con unanimidad de todas las fuerzas políticas se vuelva a votar y que este año se apruebe”.

El espacio (60 e/10 y 11) nuclea a la Biblioteca Popular Héctor Germán Oesterheld, que cuenta con una sala para niñas y niños, la emisora Radionauta FM 106.3, alrededor de veinticinco talleres artísticos y de oficios, más de cincuenta trabajadorxs que participan de emprendimientos productivos, como la Cocina del Olga, la Herrería del Olga, el Taller Textil Las Juanas, la Imprenta del Olga, la Cervecería artesanal Palestina, la Cooperativa de Consumo Consciente AYNI. También forman parte diversas organizaciones sociales y políticas.

Respecto al reclamo, Urosevich advirtió que “lo que debería pasar de mínima es que la ley que se voto el año pasado con unanimidad de todas las fuerzas políticas se vuelva a votar y que este año se apruebe. El tema es que la gobernadora no puede vetar dos veces la misma ley. Como la intención es que no se apruebe, están proponiendo otra ley para que la gobernadora la vete”.

Para Urosevich, “lo que es claro es la decisión por parte de Provincia de no aprobar nada que diga expropiación. Nada que para ellos pueda conllevar ningún tipo de gasto. Particularmente, no sería tal ese gasto porque el mayor acreedor de la deuda es el mismo Estado. O sea que no existiría un gasto, que es lo que la gobernadora pone como razón en su veto. Es una clara decisión política de esta gestión”.

El espacio (60 e/10 y 11) nuclea a la Biblioteca Popular Héctor Germán Oesterheld que cuenta con una sala para niñas y niños, la emisora Radionauta FM 106.3, y alrededor de veinticinco talleres.

Y agregó: “Sí lo que vemos es que no hay ningún tipo de intención de que este tipo de espacios permanezca”. Y se refirió a “políticas persecutorias” y “los tarifazos, que sin ningún tipo de amparo con los lugares culturales terminan siendo más duros que la misma persecución”. Los representantes del Olga mostraron preocupación y solidaridad con Casa Unclan (que forma parte de la Red de Espacios Culturales Autogestivos), ya que este fin de semana ingresaron fuerzas policiales a hacer requisas sin razones aparentes.

“No podemos naturalizar estas situaciones. Son peligrosas”, advirtió, y agregó: “Venimos llevando, si se quiere, un diálogo con el municipio a través de la Comisión de Políticas Culturales que estipula la Ordenanza de Centros Culturales que se debe llevar adelante. Es bastante trunco, siempre hay conflictos”.